lunes, 31 de diciembre de 2018

Francisco Ibáñez: "El que pasa a tinta es como el crío que repasa caligrafía".


El pasado sábado 15 de diciembre Ibáñez fue invitado a la tertulia de humoristas gráficos de A vivir, en La SER. Una vez más, Ibáñez se ganó a los compañeros de profesión y a los oyentes con su carisma y su forma de expresarse, una mezcla de simpatía explosiva y una sutil timidez. Es inevitable sonreír escuchándole cuando explica las horas que dedica al dibujo o lo que le cuesta entender el mundo de la informática.

En el minuto 37:25 hace referencia a la ayuda que tiene para terminar los dibujos, y hace una valoración sobre estos ayudantes.

Peridis: Dos preguntas. ¿Cómo dibujas? Una, ¿tienes negro? Y si es incorrecto lo retiro. Porque… ¿Dibujas directamente a tinta?

Francisco Ibáñez: No, no, no… Yo directamente, no, no, no. Esas cosas, dice… Cuando tienes una cierta maestría y tal, yo no la he tenido nunca, pero bueno… Cuando tienes cierta maestría, hay quien lo hace. Queda mal, queda malamente.

Mira, yo soy de aquellos de los del detallito, me gusta hacerlos hasta la última rayita, todo. A veces sí, a veces tengo algún ayudante y tal, porque llega un momento que es imposible llevarlo todo adelante.

Bueno, pero mira, si la historieta la valoramos en 100, esta ayuda y otras cosas representan un 20 % de esto. Mira, el 80 % es el haber pensado el personaje, el haber desarrollado la historieta, los guiones, los gags, los sketches, lo que les quieras llamar… Eso es el 80 % de la historieta. Y luego el otro 20 % está el que le pone el color, el que alguna vez le pasa la viñeta a tinta, que es como el crío que pasa aquella antigua caligrafía, que le ponía con la plumilla inglesa, le ponía el trazo por encima y tal; el vendedor, el rotulista… Todo eso forma el otro 20 %. El 80 % es lo que yo hago, que es suficiente ya.

(…)

Javier del Pino: ¿A lápiz, entonces?

Francisco Ibáñez: Sí, sí, sí… Terminado completamente.

Me imagino que también os habrán venido a la mente los primeros minutos de Persiguiendo a Amy.

Sin quitarle ningún mérito al trabajo de Ibáñez, os recuerdo que los interiores están entintados desde 1983 por Juan Manuel Muñoz (con algunos intervalos en los que fue sustituido por Raf y por otro autor desconocido), mientras que las portadas siguen siendo entintadas por Ibáñez, incluso en la actualidad. Del color se encarga desde hace un tiempo Rubén Larrea.

10 comentarios:

Albertoyos dijo...

Daño se hace a sí mismo con este empecinamiento en querer colgarse todas las medallas. Lleva así toda la vida, y, si fuera realista y honrado, se honraría más.

Sedano dijo...

Nos cuesta aceptar sus respuestas porque él mismo se está bajando del pedestal en el que le pusimos y nosotros preferimos pensar que Ibáñez es el tipo entrañable y con talento que parece. No puedo evitar que me vengan ahora a la mente las historietas que copió del Gaston Lagaffe de Franquin... ¿también las niega? ¿Ahí a quién le corresponde el 80% del mérito? a Franquin, ¿no? En fin.

Sergio Bleda dijo...

"No hay que apagar la luz del otro para lograr que brille la nuestra" Gandhi.

Sedano dijo...

Y qué falta de respeto para su entintador por favor. Imaginaos ser él y leer esta entrevista...

Anónimo dijo...

Todo es importante y la parte suya que él comenta es la más importante evidentemente, pero si una de las otras partes falla, el producto puede quedar mal y ser rechazado por los lectores. Un mal coloreado o una elección errónea de los tonos puede hacer que un producto pase de ser un éxito a ser un rotundo fracaso. El producto final es la suma de todas sus partes y si una de ellas queda mal o lleva un rumbo erróneo, el producto como conjunto puede quedar mal.

Anónimo dijo...

Te refieres a Gandhi el folla niñas o el Gandhi que zurraba a su mujer?

Unknown dijo...

La frase sigue siendo buena y bien traída, por encima de lo que hiciera o pensara este histórico personaje.

Joan Vallve dijo...

La pregunta es: cuanta gente puede entintar los Mortadelos? Millones. Cuantos pueden hacer Mortadelo? Sólo Ibąñez. Ibáñez ha sido modesto. Su importancia es del 95%, no del 80%. Eso no obta para que toda la gente que forma parte del proceso, cobre como es debido y en consonancia al valor del producto. Pero de ahí a comparar la importancia de Ibąñez y el resto???? Cómo nos cuesta aceptar nuestra propia mediocridad.

Peúbe dijo...

Joan Vallve, creo que lo que comentas no es el problema. Los problemas de su declaración son:

1- Niega que un entintador lleve casi 30 años terminando sus páginas. "A veces sí, a veces tengo algún ayudante". Es directamente mentira. No es a veces, ha sido siempre.
2- No agradece la ayuda de sus compañeros de trabajo. En sus declaraciones públicas, el entintador, el colorista y el rotulista no han recibido nunca ningún gesto de cariño por parte de Ibáñez. ¿Por qué ese desprecio?
3- Compara entintar con calcar, que es algo que escandaliza a todo el que trabaja en la industria del cómic. Lo de los porcentajes es absolutamente irrelevante.

Anónimo dijo...

Es un poco el tema "de bien nacido es ser agradecido". Nadie le quita el mérito que tiene, pero no necesita denigrar a la gente que trabajó con él, para tener mayor reconocimiento. Más bien es al revés, despreciando a la gente que trabajó con él y le ayudó, lo que hace es tener menor reconocimiento. Eso es lo que me parece que la gente viene a comentar por estos foros.