lunes, 2 de diciembre de 2019

Dean Martin y Jerry Lewis, autores de cómic: 'Cómicos en París' (1955)

En este año se han publicado en España dos libros sobre un mismo tema: la persecución moral y legal contra los cómics. De primeras yo recomiendo mucho La plaga de los cómics (Es Pop, 2019), pero tengo la sensación de que El pueblo contra los cómics (ACT, 2019) va a ser una joyita. Mientras espero para comprármelo, me he topado con una película ambientada en aquellos mediados de los 50 en los que el cómic fue el enemigo número uno en Estados Unidos. Se trata de una comedia musical, la penúltima de la pareja formada por Dean Martin y Jerry Lewis, en la que el cómic tiene una presencia importante.

En Cómicos en París (1955) la traducción del título no tiene ningún sentido: ni los personajes son cómicos ni la acción se ambienta en París. Rick (Dean Martin) y Eugene (Jerry Lewis) son una pareja de artistas con problemas económicos que comparten piso en Nueva York. El primero quiere vivir de sus cuadros y el segundo, de sus cuentos infantiles. Su vida da un vuelco cuando descubren que en la planta de arriba vive Abigail (Dorothy Malone), la autora de The Bat Lady, el cómic de superhéroes que tiene obsesionado a Eugene.

Eugene lee cómics de Bat Lady en sus horas de trabajo...

... y antes de irde a dormir.


El argumento es tan enrevesado como el de un culebrón. Abigail renuncia a dibujar más a Bat Lady cuando su editor le pide que incluya crímenes y sangre. A partir de ese momento empieza a dibujar cuentos infantiles con ayuda de Eugene, el cual está enamorado de Bessie (Shirley MacLaine), la modelo que posaba como Bat Lady. Mientras tanto, Rick crea un nuevo cómic violento, Vincent the Vulture, a espaldas tanto de Abigail (de la que está enamorado) como de su amigo Eugene. Sin embargo, los guiones en realidad los está escribiendo este último sin darse cuenta, porque Rick sólo transcribe las pesadillas nocturnas de su compañero de habitación.

Bessie posa como Bat Lady para Abigail.

Eugene se asusta al ver a Bat Lady en carne y hueso.

Bessie y Abigail toman el sol mientras leen cómics.

Rick mira un estante en el que sólo venden cómics de Bat Lady.

Eugene posa como Freddie, el ratón de campo, el personaje de sus cuentos infantiles.

Si hasta ahora no lo he dejado claro, la película es una tontería especialmente por su tramo final. En los sueños de Eugene aparece de manera inexplicable la fórmula secreta que el gobierno de EEUU está desarrollando para viajar al espacio. Cuando el cómic de Rick llega a los kioskos, tanto el gobierno americano como el soviético persiguen a la pareja protagonista justo en mitad de un espectáculo teatral (¿?) en el que actúan junto con Abigail y Bessie.

Vincent, the Vulture se vuelve un gran éxito entre los niños.


Hasta los bebés lo leen.

E incluso los militares encargados de misiones secretas.

La espía comunista Sonia (Zsa Zsa Gabor) también se viste de Bat Lady para acercarse a Eugene.

La película es un pasatiempo que sólo tiene la intención de distraer. Aún así, es interesante por el contexto en el que se hizo. Mientras que las normas de autocensura del Comics Code Authority llevaban en activo un año, en la película vemos a un editor que quiere publicar violencia para poder competir con la televisión, en la que ha visto «13 asesinatos, 4 apuñalamientos, 9 estrangulamientos y 6 envenenamientos en dos canales en una hora», y todo gratis. En la televisión, dice, se puede ver sangre chorreando a borbotones a todo color, apoyada por anunciantes de aspecto amistoso. Cuando Vicent, the Vulture, se convierte en un éxito, la editorial fabrica merchandising en forma de puños americanos o una pistola de juguete que dispara de verdad.

El Sr. Murdock (Eddie Mayehoff) le enseña el peligroso merchandising a Rick.

Por culpa de este editor Abigail renunció a esta industria para convertirse en una activista anti cómics junto a Eugene (los cómics le enseñaron a «hacer fuego chocando dos latas de gasolina»). Aún así, no parece que la película le eche toda la culpa del comportamiento de los niños a las historietas, sino también a la despreocupación de los padres. Por ejemplo, una activista visita la editorial para quejarse de la mala influencia que ejercen los cómics en «mentes sin desarrollar», y para demostrarlo decide dejar allí a su hijo mientras se va de compras. «Pero señora, ¿como madre no le preocupa un poco dejar aquí a una mente sin desarrollar?», le dice el editor.

La película curiosamente fue dirigida por Frank Tashlin, que aunque había destacado en el mundo de la animación también escribió cuentos ilustrados y cómics, que firmó como Tish Tash:





lunes, 4 de noviembre de 2019

Los directores que no amaban a los superhéroes

Hace ya tres añitos que recopilé una buena colección de declaraciones de directores, actores y autores de cómics que hablaban sobre los puntos débiles del cine de superhéroes. El nivel de sus opiniones era de «Genocidio cultural», «Cualquiera puede hacerlo», «¡No son para tanto!», «Películas hechas por fascistas»...

Hace unos días Martin Scorsese se ha unido al grupo y de paso ha (re)abierto la caja de los truenos con unas declaraciones que han recibido apoyo y ataques. Lo interesante de las críticas a los superhéroes del cine, me parece, es que viene de grandes personalidades de la historia del medio, entre los que hay también autores de género fantástico. En el otro bando, en su defensa, sólo me he encontrado con actores y directores que vive de estas películas.


David Cronenberg (2012): «No me parece elevado»


En su momento se me pasó incluir las declaraciones del director de Scanners (1981) y Una historia de violencia (2005) en las que se quedaba a gusto hablando del Batman de Christopher Nolan:

«No creo que las hagan como una forma de arte elevado. Creo que sigue siendo Batman correteando con una capa estúpida. Simplemente, no me parece elevado. La mejor película de Christopher Nolan es Memento, es una película interesante. No creo que sus películas de Batman sean la mitad de interesantes aunque cuesten 20 millones de veces más.»

«Una película de superhéroes, por definición, ya sabes, es cómic. Es para niños. Es adolescente en su núcleo. Ése ha sido siempre su atractivo, y creo que la gente que está diciendo, ya sabes, que El caballero oscuro: la leyenda renace es arte cinematográfico supremo no creo que sepa de qué coño está hablando.»

Peter Jackson (2014): «Hollywood  se centra mucho en las franquicias y los superhéroes»



También dejé escapar la opinión de Peter Jackson sobre por qué no iba a dirigir (después de El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos) una película de superhéroes. No iba de farol, porque ahora sabemos que rechazó en varias ocasiones la oferta de dirigir Aquaman.

«No me gusta la tendencia del blockbuster de Hollywood que existe ahora mismo. La industria y la llegada de toda esta tecnología, ha perdido el rumbo. Se centra mucho en las franquicias y los superhéroes. No he leído un comic book en mi vida así que estoy en clara desventaja y no tengo interés en hacerlo. Es nuestro momento para dar un paso atrás. Nos enfocaremos en algo a esa escala.»

Rose McGowan (2015): «¿Dónde están las historias humanas?»


También la actriz de Embrujadas (2001-2006) y Planet Terror (2007) criticó en Instagram este género utilizando el término tentpole movies. Es una forma de llamar a cierto tipo de películas de amplio espectro y rentabilidad asegurada con las que un estudio espera poder financiar el resto de sus producciones. En contraste a los superhéroes, Rose McGowan proponía un puñado de películas muy diferentes.
«Reflexiones sobre el estado actual de las tentpole movies, también conocidas como superhéroes. Me gustaría pedir que otras películas se unan a la pizarra. ¿Dónde están las historias humanas? No quiero duendes verdes y mallas ajustadas. Quiero inteligencia, atrevimiento, trabajos que empujen a la sociedad hacia delante. Quiero un espejo, no todos los clichés regurgitados ad nauseum. Desde El precio del poder a Lebowski, a M, a El reportero, a la sublime Carol, a Chinatown, a Los viajes de Sullivan... Recuperemos la complejidad. Volvamos a ser lo que éramos. Abramos la silla del director y esto cambiará.»

James Mangold (mayo 2017): «Son tráilers de dos horas»


Una voz bastante autorizada para opinar sobre superhéroes sería la de James Mangold, el director de Logan. Tiene el mérito de que ésta sea una de las películas de superhéroes más taquilleras de la historia a pesar de su clasificación R, además de una de las mejor valoradas por la crítica. Aún así, tampoco considera que la mayoría de estas películas «sean cine», como dijo Scorsese hace poco. Durante una entrevista puso como ejemplo de buen cine a Iron Man (2008) y Guardianes de la Galaxia (2014), pero se lamentó de las limitaciones creativas que suelen tener:

«Las tentpole movies por lo general no son películas, generalmente... Son ejercicios inflados de tráilers de dos horas para otras películas que van a venderte en dos años. Hay tantos personajes que cada personaje recibe un arco de alrededor de seis minutos y medio en el mejor de los casos, y no estoy exagerando. Coges 120 minutos, te quedas con 45 para la acción, y en lo que te queda, dividido entre seis personajes, tienes el arco de personaje de Elmer Budd en los cortos de Warner Brothers. Para mí es una fórmula vacía.»

Luc Besson (julio 2017): «Son réplicas, son una fórmula»


Durante la promoción de Valerian y la ciudad de los mil planetas, al director responsable de El profesional (León) (1994) y El quinto elemento (1997) se le calentó la boca hablando de superhéroes en una entrevista de la agencia EFE:

«Al principio las películas de superhéroes estaban bien porque eran creativas. Ahora son réplicas, son una fórmula. Yo estoy harto. No voy al cine a ver la misma mierda cada vez.»

Un mes después, en una video entrevista del medio cinePOP, Luc Besson llevó esta opinión a un nivel político:

«Estoy completamente cansado [de las películas de superhéroes]. Completamente. Quiero decir, era genial hace diez años, cuando vimos al primer Spiderman, Iron Man... Ahora son números 5, 6, 7... Hay superhéroes trabajando con otros superhéroes, pero no son de la misma familia... Estoy perdido.

Pero lo que más me preocupa es que están aquí siempre para mostrar la supremacía de EEUU y lo geniales que son. Quiero decir, ¿qué país del mundo tendría el valor de llamar a una película Capitán Brasil, o Capitán Francia? Ninguno, nos sentiríamos super avergonzados. Diríamos: "No, no, no podemos hacer eso". Ellos pueden. Ellos la pueden llamar Capitán América y todo el mundo cree que es normal. No estoy aquí para hacer propaganda, estoy aquí para contar una historia.»

Jodie Foster (enero 2018): «No quiero hacer películas de 200 millones de dólares sobre superhéroes»


Es interesante que Scorsese haya utilizado hace poco las palabras «parque de atracciones», porque fue la misma idea que le vino a la cabeza a la protagonista de Contact (1997) y El silencio de los corderos (1991) en una entrevista para Radio Times:

«Ir al cine se ha convertido en ir a un parque de atracciones. Que los estudios hagan malas películas que gusten a las masas y a los accionistas es como el fracking: consigues los mejores ingresos ahora pero te cargas la tierra. Está arruinando los hábitos cinematográficos de la sociedad americana y últimamente los del resto del mundo. No quiero hacer películas de 200 millones de dólares sobre superhéroes.»

La entrevista acaba con una pregunta interesante: ¿Jodie Foster estaba segura de que nunca participaría en una película de superhéroes?

«No. No. No. Bueno, quizás si hubiese una que tuviese una psicología realmente compleja.»

James Cameron (abril 2018): «Hay otras historias que contar»


En medio de la promoción de la serie documental AMC Visionaries: James Cameron's Story of Science Fiction, James Cameron le dedicó también unas palabras a la repetición de las películas de superhéroes, a pesar de admitir que le encantan:

«Espero que nos empecemos a cansar de los Vengadores pronto. No es que no me encanten estas películas. Es sólo que, vamos, tíos, hay otras historias que contar más allá de machos hipergonadales sin familia haciendo cosas que desafían a la muerte durante dos horas y destruyendo ciudades en el proceso. Es como "buf".»

Terry Gilliam (junio 2018): «Son basura»


Tampoco el americano de los Monty Python siente cariño por el género. En una entrevista durante la promoción de El hombre que mató a Don Quijote, basó su opinión en el pacifismo:

«Odio a los superhéroes. Son basura. ¡Vamos, madurad! No vamos a ser adolescentes el resto de nuestras vidas. Es genial soñar con grandes poderes. Los superhéroes van sobre poder. Por eso no me gustan los superhéroes. Tienen que derrotar a otros superhéroes poderosos. Venga, lo que necesitamos es un poco de paz, de amor y entendimiento.»

Ethan Hawke (agosto 2018): «No es Bergman»


En una charla con Film Stage para promocionar El reverendo, Ethan Hawke mencionó de pasada su opinión sobre Logan para ejemplificar lo difícil que es enterarse de las buenas películas que se estrenan y la promoción que se hace de otras que, en comparación, no lo son tanto:

«Ahora tenemos el problema de que nos dicen que Logan es una gran película. Bueno, es una gran película de superhéroes. Todavía trata sobre gente en mallas a la que le sale metal de las manos. No es Bresson. No es Bergman. Pero hablan de ella como si lo fuese. Fui a ver Logan porque todo el mundo estaba como "Es una gran película" y yo "¿En serio?" No, es una buena película de superhéroes. Hay una diferencia pero los grandes estudios no creen que haya una diferencia. Los grandes estudios quieren que creas que es una gran película porque quieren ganar dinero.»

Muchos aficionados interpretaron erróneamente que decir «No es Bergman» era lo mismo que despreciar esa película, por lo que al poco tiempo Ethan Hawke tuvo que desarrollar más su opinión. En Collider aclaró que básicamente se refería al cine de superhéroes, no a los cómics de superhéroes:

«Pero ya sabes, una de las cosas que molan de esto es que durante mucho tiempo (he pensado un poco sobre esto) durante mucho tiempo los cómics y la gente a la que le gustaban los cómics estaban en un gueto. Y te hacía sentir pequeño. Y ahora dominan el tablero. Ha sido un gran cambio en mi vida. Quiero decir, como soy un friki de los cómics las he visto todas [las películas]. La idea de que yo las critico es una broma porque yo... Hay pocas cosas que disfrute más. Es algo que le enseño a mi hijo, que ser friki es ser honesto. Es lo que quiero decir: voy a ser honesto.»

Pedro Almodóvar (mayo 2019): «Están castrados»


Mientras promocionaba Amor y gloria, el director señaló otro punto interesante sobre las carencias del cine de superhéroes:
«Aquí, quizá, hay una especie de autocensura que no permite a los guionistas escribir otros tipos de historias. Hay muchas, muchas películas sobre superhéroes. Y la sexualidad no existe para los superhéroes. Están castrados. Tienen un género desconocido, la aventura es lo que importa. Puedes encontrar, en películas independientes, más sexualidad. ¡El ser humano tiene tanta sexualidad! Tengo la sensación de que en Europa, en España, tengo mucha más libertad que si trabajase aquí [EEUU].»

Quentin Tarantino (mayo 2019): «Estamos saturados por las películas de superhéroes»


Mientras promocionaba Érase una vez en Hollywood, Tarantino se lamentó de la poca originalidad en las inversiones que hacen los grandes estudios:

«Estamos saturados por las películas de superhéroes. Fíjate en el calendario de este verano, mi película es la única que se estrena en dos meses que es original, sin estar basada en un libro o en un remake o en un cómic.»

Marc Maron (agosto 2019): «Estas películas son para niños frikis adultos»


En el programa de Conan O'Brian, el monologuista y actor de GLOW (2017-) comentó que no querría participar en este tipo de películas y explicó en broma por qué tampoco le gusta verlas:

«Normalmente no me gustan, porque no quiero que me amenacen para verlas. Mira, Conan, soy un adulto. No tengo siete años. Creo que estas películas son para niños frikis adultos.»

Los fans que se sintieron ofendidos le atacaron a través de las redes sociales. Marc Maron, para intentar zanjar el tema, escribió el siguiente tweet:

«¡Ey, aficionados de las películas de Marvel! Dejad de actuar como fanáticos religiosos cabreados defendiendo su sistema de creencias. No pasa nada si yo no creo en él. Dejadlo. Además, de hecho soy un gran aficionado al arte del cómic. Intentad relajar vuestros culos mainstream.»

Martin Scorsese (octubre 2019): «No es cine de seres humanos intentando expresar experiencias emocionales y psicológicas a otro ser humano»


Y aquí es donde todo el mundo se volvió loco. La opinión de cualquier otro director no había encendido a nadie, pero la de Martin Scorsese (que se encontraba promocionando The Irishman) ha resultado una bomba.

«No las veo. Lo he intentado, ¿sabes? Pero no es cine. Honestamente, lo más parecido a lo que me parecen, por lo bien hechas que están, con los actores dando lo mejor que pueden bajo esas circunstancias, es parques de atracciones. No es cine de seres humanos intentando expresar experiencias emocionales y psicológicas a otro ser humano.»

Francis Ford Coppola (octubre 2019): «Son despreciables»


El público se tomó muy mal la opinión de Scorsese sin imaginarse que alguien podría tener una opinión aún más incendiaria, como la del mismísimo Coppola:

«Cuando Martin Scorsese dice que las películas de Marvel no son cine, tiene razón, porque esperamos aprender algo del cine, esperamos recibir algo, iluminación, conocimiento, inspiración. No sé qué recibe alguien de ver la misma película una y otra vez. Hacer una película sin riesgo es como tener un bebé sin sexo. Parte de esto es el riesgo, y es lo que se aprende de muchas películas. Si hacen películas sin riesgo, es solo economía. El verdadero cine da algo a la sociedad. No es sólo coger el dinero y enriquecer a gente. ¡Eso es despreciable! Así que Martin fue amable cuando dijo que no es cine. No dijo que son despreciables, que es lo que estoy diciendo yo.»

Ken Loach (octubre 2019): «Las hacen como hamburguesas»


Y se podía ser aún más duro. Ahí estaba un director socialmente comprometido como Ken Loach para demostrarlo:

«Me parecen aburridas. Las hacen como productos... como hamburguesas... Consiste en hacer un producto que dará beneficios a una gran corporación. Es un ejercicio cínico. Son un ejercicio de mercado y no tiene nada que ver con el arte del cine.»

Fernando Meirelles (octubre 2019): «No me interesan»


En comparación, el brasileño Fernando Meirelles fue mucho más comedido sobre el tema de la semana, básicamente porque no tenía mucho que aportar:

«No puedo estar en desacuerdo con Scorsese porque no veo [películas de Marvel]... Vi un Spiderman hace ocho años, y eso fue todo. Porque no me interesan. Eso no quiere decir que sea malo. No sé si es de Marvel, pero vi Deadpool, la primera, y era muy buena. Increíbles escenas de acción. Luego intenté ver Deadpool 2 en un avión. Vi como media hora y lo dejé.»


Alex Proyas (octubre 2019): «Es como comida rápida»


También el director de una película de superhéroes como El cuervo (1994) tiene una opinión bastante negativa sobre el género:

«No estoy interesado en hacer ninguna película de superhéroes, aunque me lo han ofrecido varias veces. Estoy de acuerdo con Coppola y Scorsese en que ese tipo de películas están matando el cine, porque el problema es que excluyen otro tipo de largometrajes y la gente solo consume eso. (...) Es como comida rápida que a la sociedad americana le gusta muchísimo, pero cuando lo consumen de esta manera están excluyendo al resto de películas del menú. Generan un ambiente negativo para el futuro del cine porque este tipo de películas matan al cine en pantalla grande.»

Y no ha sido lo único que ha dicho. La lista de declaraciones que ha hecho durante el festival Nocturna en Madrid es bastante larga: que los ejecutivos de Hollywood son tan tontos que prefieren un dibujo de un martillo y un escudo a un buen guión, que todo el cine actual se basa en Marvel, Disney, remakes de películas animadas y Star Wars, que no se puede comparar la moda de los superhéroes con la moda del western, y que si no fuese por las referencias a Batman, Joker no habría triunfado. En su momento le ofrecieron dirigir Iron Man, pero me extrañaría que Marvel volviese a marcar su teléfono.


Las respuestas



Desde la propia gente de Marvel ha habido muchas opiniones a la defensiva. Jon Favreu, el director que abrió el camino de Marvel con Iron Man resolvió el asunto de una forma elegante:

«Estas dos personas [Scorsese y Coppola] son mis héroes y se han ganado el derecho de expresar sus opiniones. No estaría haciendo lo que hago si ellos no hubiesen allanado el camino».

Por el contrario, las respuestas que me parecen menos interesantes son las de James Gunn, Kevin Smith o Taika Waititi. James Gunn se lamentó de que Scorsese prejuzgara su trabajo sin verlo y de que Coppola generalizase. Para Taika Waititi, el cine es lo que echan en el cine y punto. Kevin Smith ha hecho alguna broma («Scorsese hizo la mayor película de superhéroes, La última tentación de Cristo.»), pero principalmente ha apelado a la nostalgia infantil para justificarlas.

Para Samuel L. Jackson, no son opiniones a las que haya que dar importancia:

«No le presté mucha atención. Quiero decir, es como decir que Bugs Bunny no es gracioso. Las películas son películas. A todo el mundo no le gustan sus películas tampoco [las de Martin Scorsese]. A nosotros sí, pero no a todo el mundo. Todo el mundo tiene una opinión, así que de acuerdo. No va a impedir a se hagan películas.»

Creo que el que ha acabado dando la razón a todas estas críticas ha sido el propio presidente de Disney cuando defendió a Marvel de los comentarios de Scorsese y Coppola:

«Estamos en el negocio de... primero de todo, estamos en el negocio de hacer dinero y somos un negocio rentable.»

¿Mi opinión?

No hace falta llegar al extremo de decir que las películas de Marvel no son cine o son despreciables para estar de acuerdo en esto: por lo general, el cine de Marvel es blando, no arriesga y se dirige a un público juvenil. Lo cual es estupendo, por supuesto, pero para mí sale perdiendo cuando lo comparo con los cómics en los que se basa todo este universo cinematográfico. En una película de Marvel no vamos a ver al presidente de EEUU como el villano del Capitán América. En una película de Marvel no vamos a ver opiniones controvertidas (sobre religión, política, etcétera) como en los cómics. En una película de Marvel no vas a ver las drogas o los guiños sexuales que sí has leído en los cómics.


Vistas las películas hechas hasta ahora, tampoco tiene pinta de que pretendan marcar un antes y un después en la forma de contar historias. Pienso en lo que la Patrulla Condenada o el Animal Man de Grant Morrison significaron, en el Sandman de Neil Gaiman, en cómo John Byrne dibujó un cómic de Alpha Flight con cinco páginas de viñetas en blanco, en cómo Walt Simonson hizo otro de Thor en el que todas las páginas eran splash pages, en cómo Jim Starlin mató al Capitán Marvel de cáncer en vez de durante una rutinaria gran pelea cósmica... En los cómics, el protagonista de una entrega puede ser un secundario sin poderes, como cuando Frank Miller hizo que Foggy Nelson eclipsase el protagonismo de Daredevil. Te puedes leer una historia en la que no haya escenas de acción, una historia en la que lo importante sea el análisis psicológico o también otra en la que los autores parodien su propio trabajo.

Otro pequeño ejemplo que me viene a la cabeza: no creo que algo comparable al desarrollo psicológico que Peter David hizo de Hulk se vaya a ver alguna vez en el cine. David no sólo respetó las primeras ideas que otros guionistas habían plantado sobre la psicología de este personaje, sino que profundizó en ellas para construir su Profesor Hulk, el Hulk integrado. En el cine, sin embargo, creo que lo máximo que veremos será el chiste, a un Hulk con gafas que sale de la nada por conveniencia del guión.

Por establecer algún paralelismo, creo que sería como preguntarse si Marvel tiene intención de hacer películas que imiten a los capítulos más creativos de Buffy, cazavampiros (1997-2003). Quiero decir, ¿alguien se imagina que Marvel vaya a sacar una película en blanco y negro? ¿O un musical que esté dentro de la continuidad? ¿Una película muda, o una en la que no haya ningún villano al que derrotar? ¿Una película con una estructura desordenada como Pulp fiction (1995) o Memento (2000)? ¿Una película en la que la banda sonora no la toque una orquesta sinfónica? (Sobre esto último, precisamente es una de las cosas que diferenciaba un poco a Iron Man). Yo diría que no, porque ir en estas direcciones sería un riesgo económico.

Tampoco vamos a ver una película con opiniones controvertidas (por llamarlas de alguna forma) en parte porque tienen que estar aprobadas por la censura china. Recordemos que, por lo que sea, en el cine el Doctor Extraño nunca fue al Tíbet. Por eso tampoco va a haber en estas películas un reflejo honesto de la comunidad LGTBI, porque China no lo va a permitir, del mismo modo que ese gobierno tiene vetados a actores que se posicionaron en su momento en defensa del Tíbet, como Richard Gere.

Me gusta especialmente Spider-Man: Un nuevo universo (2018) porque es la demostración de que se pueden hacer películas para niños que sean un poco arriesgadas, que innoven al menos en algunos aspectos. Entiendo que una parte importante de los beneficios viene de vender productos derivados, merchandising y juguetes de Happy Meal. O lo que es lo mismo, que el público que la productora Marvel necesita es el juvenil, pero eso no debería impedir que se produzcan películas que sean algo más.

Los que leemos cómics no estamos por encima de los que han conocido a estos personajes a través del cine, pero sí creo que sabemos que es posible llegar mucho más lejos. No tiene sentido conformarse con una forma burocrática de fabricar cine al servicio del gran capital (recordemos, el CEO de Marvel fue un importante patrocinador de Donald Trump). El cine de Marvel no es malo, funciona entre el gran público y enriquece a los que trabajan en ella y a los accionistas, aunque sospecho que no a los creadores originales de los personajes). No estoy en contra de que Disney continúe produciendo películas que buscan la rentabilidad cómoda, pero me gustaría que en algún momento también empezase a ofrecernos lo que hace que nos gusten los cómics, unos contenidos que reten a nuestras expectativas.

lunes, 28 de octubre de 2019

Cuando subtitulé el 'Celebrities' de Alan Moore


Me he llevado una buena sorpresa al ver en Menéame el artículo de Cooking Ideas de 2010 sobre aquella vez en la que alguien subtituló al inglés el Celebrities de Alan Moore.

Y con alguien me refiero a mí.

El artículo aparece ahora mismo con fecha de 22 de octubre de 2019, pero es el mismo que ya leí hace años. No solo eso, estoy encontrando en Twitter enlaces de 2010 que llevan a este mismo artículo, como si lo hubiese enlazado un usuario que pudiese adivinar el futuro. Mantener el enlace y el texto pero cambiando la fecha debe ser alguna estrategia de SEO para ganar más visibilidad, no tengo ni idea. Seguramente hayan cambiado sólo la fecha de publicación para resubir el artículo y aprovechar el estreno del primer capítulo de la serie Watchmen de HBO.

Por añadir algo más de información, he estado buscando en mis carpetas para ver qué puedo recordar de cómo fue aquello. Empiezo mal, porque según la web de RTVE el capítulo con esta imitación de Joaquín Reyes se emitió el 31 de marzo de 2010, pero por lo que veo yo subí el vídeo el 28 de marzo. Hice los subtítulos con prisa, pero no sé si tanta.

Para mi vergüenza el artículo cita una frase mía de entonces: «Traduje el Celebrities para corroborar que eso no hace gracia ni aquí ni fuera de aquí». He cambiado desde entonces, pero así es como pensaba en aquel momento. Ahora puedo decir que soy de los que esperaron con impaciencia Retorno a Lílifor (Antena 3 tardó 3 años en emitirlo) e incluso que Museo Coconut me gusta bastante, pero en esos días no tenía cogido el puntillo al humor chanante. Dejando eso aparte, no creo que subtitulase un vídeo sólo por molestar a Joaquín Reyes. Me suena más a un intento de comentario «gracioso» más que una motivación sincera.

Cuando lo subí, entre los comentarios de YouTube hubo bastante gente que compartía la opinión que yo tenía:

«Sigo sin verle la gracia a Muchachada nui. Ninguna gracia.»

«La verdad que algunos si tienen su gracia. Éste en concreto no tiene ninguna. Por cierto, me ha dolio cuando se come la pagina.»

«Es tan fome, que da risa!»

(En Argentina «fome» significa «aburrido».)

Hubo un usuario bastante peculiar que escribió varios mensajes (todos ellos repetidos un par de veces) con un mismo enfoque político:

«Esto es una gilipollez que no hace gracia a nadie. Este programa es para progres gilipollas.»

«¿Por qué no os meteis con el payaso Zetapé y sus hijas góticas?»

«En España tenemos un Gobierno fascista que nos llevará al desatre. Los 'progres' seguidores de Zapatero son los artífices de esta basura. Parece que la paja les molesta en el ojo.
In Spain we have a fascist Government that will take the desatre to us. The 'trendies' followers of Cobbler are the makers of this garbage. It seems that they cannot stand the straw in the eye.»

«The Government at that Jose Luis Rodríguez Zapatero presides is totalitarist. The pernicious policy will take to the disaster Spain and to the rest of Europa.
This video is a fascist propaganda financed by the Government of José Luis Rodríguez Zapatero. A government that calls itself socialist, but it really is totalitarian.»

«Many people in Spain cry out in order that Jose Luis Rodríguez Zapatero goes away of the presidency before he takes to the disaster the economy of our country.»

Atención a ese «Cobbler» como traducción automática de «Zapatero».

Todos estos comentarios suenan igual de idiotas que en el momento en el que se escribieron, pero dentro de su contexto tienen una mejor explicación. Al Partido Popular, por el motivo que fuese, no le gustaba que se emitiese Muchachada Nui en La 2, tanto que la diputada Macarena Montesinos llegó a preguntar en el Congreso en 2007 lo siguiente: «¿Qué objetivos de servicio público tiene el programa de Televisión Española (TVE) Muchachada Nui?» (y eso que este programa fue muy anterior a las imitaciones de Joaquín Reyes en El intermedio). La pregunta acabó finalista como una de las más tontas hechas en el Congreso durante ese año.

Un amigo me escribió por privado lo siguiente:

«¡Tío! Eres tu el que ha subtituload el celebrities O_O

flipando me tienes XD voy a verlo

hagas lo que hagas, tu versión va a llegar a Neil Gaiman, Alan Moore y el 90% de frikis americnaos que dirán que no teine gracia»

Era un poco la sensación que yo tenía antes de subirlo, pero creo que los comentarios fueron bastante positivos:

«such a huge jet!!!!»

«Holy crap! Mind...blown. @.@»

«I like his funny made up language. Crazy!»

«I just think it's funny because he just keeps going on about ridiculous random crap. Alan, you have dinner in the microwave. By the way, I became lesbian LoL.»

«The perfect type of wackyness. Wonderful.»

«this would be stupid if it were in english except it is not in english it is in spanish and spanish is a foreign language
that makes it very arty»

«i always new alan kept something in his beard.
i always assumed it was a snake god he prayed to that would one day emerge and sink the song that ended the very fabric of reality.»

Las visitas llegaron gracias a la cuenta de Twitter de Neil Gaiman. El tweet con el que explicó que había descubierto esta imitación incluía una petición de subtítulos: «Why is Spanish Alan Moore eating his copy of From Hell? Is his blue bowler hat magic? I wish this had subtitles.» Al poco, enlazó mi traducción: «The further adventures of Spanish Alan Moore (with subtitles) at [enlace]  (There is an idea elf in the beard.)» Conociendo la amistad entre Neil Gaiman y Alan Moore, me gustaría pensar que se lo llegó a mostrar en algún momento.

A partir de estos tweets llegó a varios medios dedicados a cultura pop, como Bleeding CoolThe Mary SueCBR, Topless Robot... Incluso he visto que llegó a aparecer en artículo de una web de Brasil.

Aunque a nivel internacional ya he dicho que hubo un buen recibimiento, también salió un usuario al que no le hizo tanta gracia:

«It hardly made any more sense with subtitles... Is this supposed to be funny, or what?»

El motivo, según comentarios de usuarios españoles, es que o el humor era intraducible o los subtítulos eran malos:

«You don't get it. It's absurd humour.»

«Ok I am gonna try and explain. This guy is a popular comedian known for his absurd/surreal humour. Every week he makes an impersonation of a famous guy in a TV show.
This impersonations have 3 characteristics:
1- He always makes the same voice, u can say its like a "red-neck" kinda voice...not very "sophisticated" to say the least ;)»

«English subtitles are literal translation, this is not funny. Spanish version is funny for spanish people, a lot of jokes are only understood by people that speaks spanish and live in spain»

«Non Spanish speakers to be abstained to try to understand this. It's a very unique and surreal humour. Utterly hilarious.»

«Me temo que Muchachada Nui es un humor sofisticado. No todos lo pillan.»

«Que mal traducido joer...» [En otro mensaje a continuación:] «mi crítica es meramente destructiva, sin afán constructivo alguno.»

Ya me lo afeaba el artículo de Cooking Ideas: puse los subtítulos «más mal que bien, todo hay que decirlo» y mi traducción era «chapucera». Fue una lástima que no hubiese nadie con mayor dominio del inglés en aquellos días con el tiempo libre para sacar una traducción mejor.

El artículo también dice que la pieza «resultó más vista en Youtube que la original en español sin letras», y no sé qué responder. El Celebrities tiene acumuladas 25 809 visitas y el Presentado Por, 7 636. ¿Los vídeos originales de la cuenta de YouTube de RTVE seguro que no recibieron más?

YouTube me canceló el vídeo el 22 de mayo de 2016 por una reclamación de derechos de RTVE. No me molestó lo más mínimo. El vídeo había tenido la vida que tenía que tener y ya había quedado demostrado (creo yo) que los subtítulos habían interesado más bien poco fuera de España. De todos modos, desde 2015 existe otro vídeo con subtítulos en inglés de este Celebrities. Ya veremos si también lo acaban retirando.

lunes, 21 de octubre de 2019

El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (y parte 6)

Viene de El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (parte 5 de 6)

¿Queremos cambiar las cosas o sólo estamos aquí sentados y hablando? [Pausa.] Nadie responde. ¿Se me oye? ¿Queremos cambiar las cosas? [El público responde que sí.] ¡Sí! Claro. Por eso estamos aquí, tío. ¡Por eso estamos aquí!

¿Así que qué vamos a hacer? Si queréis cambiar las cosas, lo primero que tenéis que cambiar es a vosotros mismos porque, si no os cambiáis a vosotros mismos, vais a encargaros del mundo como si fuese vosotros... y joderlo. Lo joderéis de verdad porque no entendéis vuestro lado oscuro. Si no entendéis vuestro lado raro y asqueroso... Si no entendéis que hay alguien dentro que mataría a vuestra madre si fuese necesario, si no podéis controlarlo, si no podéis subirlo a bordo y daros cuenta de que Charles Manson, yo y tú no somos muy diferentes, de que John Wayne Gacy, yo y tú no somos muy diferentes... excepto en que él lo hizo. Ya sabéis, están esos días en los que «Voy a matar a ese hijo de puta»... pero no lo hacemos.

La kriptonita negra saca la versión malvada de Superman a la luz en All Star Superman #4 (2006).

Pero está en nosotros, está ahí. Hay mucho rechazo, que no tenemos lado oscuro... Ya sabéis, los hippies y toda esa gente adorable de la rave que estaba en éxtasis intentaron fingir que no hay lado oscuro. Lo que sucedió es que acabaron jodidos por su propio lado oscuro [Risas del público]. Como siempre ocurre. Así que besemos a nuestros lados oscuros, jodamos a nuestros lados oscuros, bajémosles a donde pertenecen. [Risas del púbico.] Puede decirnos cosas. Ya sabes, eso es útil. [Echa un trago.]

Pero sobre todo convirtámonos en criaturas plejas. Complejas, superplejas... Seamos capaces de adoptar nuevos rasgos de personalidad, capaces de adoptar nuevas ideas, capaces de adaptarnos, capaces de extender nuestros límites en lo que anteriormente era el «territorio enemigo», hasta el punto en el que nos convirtamos en lo que una vez llamamos «nuestro enemigo»; que ellos sean nosotros y no haya distinción.

La Enfermedad de las Vacas Locas, o EEB [encefalopatía espongiforme bovina], o ECJ, Enfermedad de Creutzfeld-Jacob, es muy interesante. Está en los titulares, la gente está interesada en estas putas enfermedades del siglo XXI que nos van a borrar a todos, aparentemente. Es una enfermedad... Lo he estado estudiando porque parece una metáfora realmente buena. La ECJ es una enfermedad que ataca el cerebro y el sistema nervioso central y lo destruye totalmente. Completamente. Estás jodido. Vas a patinar por una rampa como una estúpida vaca. Te caerás al hormigón. No serás capaz de andar. Tu cerebro se volverá una esponja. Te comerán a bocados. ¿Sabéis que la ECJ actúa sin que el sistema inmune se dé cuenta? El sistema inmune no puede detectar la ECJ. Para cuando patinas por la rampa como una vaca, se acabó. De repente el sistema inmune dice: «Oh, mierda; tenemos un problema». Demasiado tarde, colega. [Risas del público.]

En Skull Kill Krew (1995) una pandilla de macarras se infecta con carne de skrulls que se habían transformado en vacas. La carne de hamburguesa les transmite una enfermedad terminal y unos superpoderes con los que intentarán matar a tantos skrulls como puedan antes de morir ellos mismos.

¿Así que qué ocurre si nos comportamos como el la EEB y la ECJ? ¿Y si colonizamos la cultura? ¿Y si damos algo que no se puede tragar? Es un poco como lo que Doug [Rushkoff] decía antes: entramos, nos quieren. Están desesperados por nosotros porque creen que conocemos esta mierda, que sabemos algo que ellos no saben. Estamos unidos, estamos conectados de alguna manera que ellos no. «Ellos», sea lo que sea «ellos». Estos pobres cabrones. [Risas del público.] Nos miran como: «Llevas una chaqueta de cuero, sabes algo», ¿sabes? [Risas del público.]

Pero es lo que piensan. Lo que yo pienso que realmente ha ocurrido aquí es que la cultura se ha vuelto más y más rara. En Gran Bretaña, Tony Blair está poniendo cámaras en cada esquina. Está hablando de poner cámaras en las casas de la gente. Se ha deshecho de los juicios con jurado. Es como una Gran Bretaña fascista, ¿sabes? Pero cuanto más hace esto, las cosas se vuelven más raras. Cuando más cámaras pongas, más gente empezará a comportarse como estrellas de cine. [Risas del público.] Cuanta más gente se comporte como estrellas de cine, más raras se volverán las cosas. [Risas del público.] ¡Y entonces, cuantas más cámaras pongan para ponernos a prueba... más raro se volverá! [Risas del público.]

En Marvel Boy #3 (2000) Grant Morrison señala el paralelismo entre el desarrollo de los virus y de las corporaciones capitalistas.

Así que dejemos que traigan las cámaras. ¡Sacaré toda la mierda para esos cabrones! [Risas del público.] Tengamos cámaras. Tengamos cámaras en todas partes y enseñémosles lo que podemos hacer. [Risas del público.] Estarán mirando como: «Tío, se están tirando a ese tío. Ojalá fuera yo». [Risas del público.]

Quieren entrar. Quieren entrar en esto. Así que, como dijo Doug [Rushkoff], invitémosles. Traigámoslos. Seamos como el prión enfermo y destruyamos al portador, y la ECJ. Entremos y démosles algo que no puedan digerir. Algo que no puedan procesar. Algo tan tóxico, tan peligroso, tan poderoso que se reproduzca y les destruya totalmente. Destruirles no, convertirles en nosotros, porque es lo que queremos. Queremos que todos molemos. No queremos entrar y pensar: «Ese tío de ahí me va a matar, ese tío me odia, ese tío tiene algún plan secreto jodido».

La Patrulla Condenada descubre un libro que se escribió para cambiar drásticamente el pensamiento de la humanidad, con ideas parásitas que se introducirían en la consciencia humana, en Doom Patrol #21 (1989).

¿No queremos simplemente hablar y olvidar todos los refunfuños? «Ey, estoy interesado en ti; ¿qué tienes que quieras contarme?». De eso va todo, ¿no? Nos comunicamos, nos conectamos, establecemos redes, hacemos que las cosas ocurran... Hay algunas personas en el mundo que no quieren hacerlo. Así que infectémosles. Infectémosles hasta el punto en que se conviertan en nosotros. Donde no haya nada más en el mundo que nosotros.

Y entonces algún niño llegará y lo joderá también. Eso será lo que necesitaremos en ese momento. [Aplausos del público.]

Con esto acabo, muchas gracias. [Aplausos del público.]

lunes, 14 de octubre de 2019

El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (parte 5 de 6)

Viene de El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (parte 4 de 6)

Creo que lo que debemos hacer es alejarnos de la basura del siglo XXI y empezar a pensar en lo que estamos experimentando. Mi opinión sobre el siglo XX, sobre la Segunda Guerra Mundial, sobre Auschwitz y todo ese asunto es que tuvimos que pasar por ello. Tuvimos que hacerlo. Fue la noche oscura del alma de la humanidad y nunca jamás volverá a pasar. Pero tuvo que pasar. Cada imagen de pesadilla, cada imagen del infierno que tenemos en nuestras mentes sucedió. Todo en lo que puedas pensar sucedió. La gente fue desollada, maltratada, gaseada, torturada, cortada en pedazos, transformada en cerdos... Todo lo que puedas imaginar, sucedió. El mundo fue un erial. Hubo ciudades completamente aniquiladas. Pasamos por ello.

A Wallace Sage, el creador de Flex Mentallo, le afectó ver de niño las portadas de las revistas que hablaban sobre la bomba nuclear en Hiroshima, en Flex Mentallo #3 (1996).

¿Por qué lo hicimos? Stanislav Grof14 tiene una idea sobre las matrices perinatales, que fue una de las mayores influencias de la película Matrix. Las reconoceréis. Dice que las cosas que nos ocurren alrededor del nacimiento son realmente profundas y tienen todo tipo de efectos extraños. Afectan a la sociedad y al «yo», afectan a todo. Tienen eco. Asegura que hay varios estados a los que llama matrices perinatales básicas.

El primer estado es la dicha oceánica, con la que todos estamos familiarizados, estoy seguro. La puta dicha oceánica, colega. [Risas del público.] Es el estado del bebé en el útero. Intacto. Todo le es dado, todo está allí, todo lo que necesitas aparece de la nada.

La matriz perinatal 2 es una cosa diferente. Es cuando el útero empieza a volverse un poco tóxico y empieza a sugerir que vamos a ser expulsados. Ya sabéis, no necesitamos recordar esto. ¿Qué pasó? ¿Cuál fue el sentimiento del feto ahí dentro que de pronto piensa «Todo mi universo se ha dado la vuelta y voy a ser cagado»? ¿Sabe a dónde va? «¿Qué cojones es esto? Ya sabes, era feliz ahí, molaba, tenía todo lo que quería». Y así hasta la MPB 4, que es como una liberación de la tensión, es el proceso del parto.

Durante la gestación, Cassandra Nova y Charles Xavier lucharon a muerte por primera vez, en New X-Men #121 (2002).

Así que empiezo a pensar que todos nosotros, como sociedad, y volviendo a la idea de la ontogenia como historia... Filogenia, o la puta palabra que sea. Lo que estamos viendo ahora es el proceso de la humanidad a través de las matrices de Grof. Por lo que hemos pasado es realmente una experiencia de matriz perinatal 3 de Stanislav Grof. Cada imagen de la que habla... Campos de exterminio, control, ya sabéis, la idea de gente... Bebés atrapados en cañerías... Las reconoceréis de Matrix, como digo. Petróleo, mecanismos, máquinas que nos odian, tecnología destructiva... Todo eso pasó.

¿Y si este pequeño bebé que es el universo, esta pequeña larva que se aproxima a la culminación, tuviese que pasar por estas etapas? Porque todo lo hace. Si quieres librarte de la guerra, ¿cómo te libras de la guerra? Te vacunas a ti mismo contra la guerra teniendo la puta peor guerra que has tenido en tu vida. Todo lo que viene después es solo es una réplica. No hemos hecho nada peor que lo que hicimos en esos pocos años. La humanidad nunca se acercará a hacer algo como aquello. Lo intentamos, ha habido unos pocos locos que lo intentaron, pero nada a esa escala.

¿Así que y si elegimos imaginarnos que la humanidad ha pasado por ese estado? Hemos alcanzado el siglo XXI y ahora estamos alcanzando la matriz perinatal básica 4, que es «Victoria después de la guerra», que es «La lucha ha acabado», que es «Aquí estamos». ¿Qué hacemos ahora? No hubo apocalipsis, no hubo Cristo, no hubo Rapto, no hay nada. Todo eso es basura. Sólo estamos nosotros, y todavía tenemos otros miles de años, y quizás otros miles de años después, y quizás otros veinte mil años después.

¿Qué vamos a hacer? ¿Quiénes somos? ¿Vamos a quedarnos pegados a estas personalidades, estas cosas limitadas y territoriales? ¿Vamos a expandirnos, a crecer? Si resulta que te gusta la música global y a mí no, puedo acceder a tu amor por la música global y experimentarla... y significa algo.

Toda la humanidad consigue superpoderes en JLA #41 (2000) para enfrentarse al fin del mundo.

Así que todo lo que propongo es que todos aceptemos la magia, básicamente porque funciona. Podemos cambiar el mundo. Es muy sencillo, la tecnología existe. Los budistas nos lo han estado diciendo. Como digo, la gente nos lo ha estado diciendo durante mucho tiempo y en los últimos dos mil años se ha llevado de forma clandestina y lo hemos olvidado.

___
14 El psicólogo checo Stanislav Grof (1931) se ha especializado en estudiar los estados alterados de la consciencia y fue uno de los fundadores de la psicología transpersonal, una rama de la psicología dedicada a la espiritualidad. También ha escrito sobre encuentros con extraterrestres, dioses y demonios, la vida después de la muerte y otros aspectos más cercanos al esoterismo que a la ciencia. Su teoría sobre las matrices perinatales es una muestra de la gran influencia que ha recibido de las ideas más equivocadas de Sigmund Freud.

lunes, 7 de octubre de 2019

El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (parte 4 de 6)

Viene de El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (parte 3 de 6)

Después de hacer este cómic [Los Invisibles] durante seis años, después de pensar en este asunto durante seis años, después de probar que funciona durante seis años, me quedé con esta idea: nos han engañado, nos hemos engañado a nosotros mismos y continuamos engañándonos. Como dijo Doug [Rushkoff], no existe un «nosotros» ni un «ellos», sólo estamos nosotros. De algún modo estamos intentando que esta cosa funcione. Y funciona.

Digamos, por ejemplo... La mayoría de nosotros somos más que nada gente de contracultura. Ya sabéis, nos gustan nuestras drogas, nos gusta esto y aquello, nos gusta romper unas pocas normas, pero no nos gusta la policía, por lo general. ¿A quién de aquí le gusta la policía? Que levante la mano. ¡Bien, uno! Porque os voy a enseñar a que os guste la policía.

Batman habla con el comisario Gordon en Batman #665 (2007).

¿Por qué odiamos a la policía? Si queremos cambiar las cosas... Todos los de aquí, vamos al local precintado a unirnos. ¿Vamos a hacerlo? ¿Quien va a venir conmigo? Porque yo no voy a hacerlo. [Risas del público.] ¿Y por qué? ¿Por qué no vamos a hacerlo? [Alguien del público grita: «¡Porque son estúpidos!»]

Eso es. Odiamos a los tíos que se han metido en esto. ¡Hemos elegido a los mayores zoquetes de la sociedad para protegernos de los cabrones de la isla Rikers! ¡Porque tenemos miedo de ellos! Ya sabéis, tenemos miedo de ellos. Somos liberales libertarios de clase media a los que les acojona ser violados en la cárcel. [Risas del público.] Por eso creamos a la policía. Tenemos a estos zoquetes que obedecen lo que les digamos que hagan. Nos obedecen de verdad, estos cabrones harán lo que les digamos. Les decimos: «Protégenos de los cabrones de verdad, de los moteros y de los negros y de todos esos tíos horribles que van a jodernos, a matarnos y a robar nuestras cosas».

Ponemos a la policía ahí, ¿de acuerdo? Nosotros les ponemos ahí. No queremos ir ahí porque somos gente lista, somos gente guay. No queremos ir y pegar a nadie. No queremos ir y hacer cumplir la ley porque no creemos realmente en ella, pero sabemos que algún pobre desgraciado tiene que hacerla cumplir. ¿Por qué odiamos a estos tíos cuando les ponemos ahí? ¿Qué pasa ahí? ¿Por qué nos odiamos a nosotros mismos por crear esta sociedad?

¿Por qué hay mucha gente en Estados Unidos obsesionada con Marilyn Manson, cadáveres, gente muerta, tristeza, John Wayne Gacy13... John Wayne Gacy es un puto capullo. [Aplausos del público] Ya sabéis, mató a unas personas y dibujó unos cuadros de mierda. ¿Qué es eso? ¿Por qué deberíamos sentirnos implicados con eso? ¿Y se ha convertido en qué, cultura apocalíptica? ¿A dónde vamos desde ahí que no sea eso? ¿A dónde vamos que no sea jugar con nuestra propia porquería? [Echa un trago.]

La Nobleza en Multiversity #1 (2014) representa las ideas destructivas que puede transmitir la ficción.

La respuesta... volver a lo individual.

Si lo individual no funciona, si Patrick McGoohan se equivocaba, si Número 6 se equivocaba gritando en la playa «¡No soy un número, soy un hombre libre!», ¿qué nos queda? Porque últimamente el tío que no es un número y no es un hombre libre experimenta neurosis, es lo más lejos que se va por ese camino. Estoy seguro de que aquí hay un puñado de personas como yo que con el tiempo... Has encontrado tu camino a través de estas cosas, has leído los libros, has hecho esa mierda, has tomado las drogas, has estado ahí, lo has visto... Hemos experimentado la iluminación en pequeñas dosis. Sabéis que está ahí, sabéis que es verdad. El consenso no explica nuestras vidas. ¿Pero qué lo hace? [Echa un trago.] Imaginad libraros de lo individual. Imaginad libraros de ese andamio. ¿Qué nos queda? Aquí está lo que estoy a punto de ofrecer.

Bestia descubre que hay un interruptor genético en la raza homo sapiens que hará que sea sustituida por la raza mutante de manera natural, en New X-Men #116 (2001).

Cuanto más lo investigaba, más empezaba a ver que tenemos a estos mutantes viviendo entre nosotros, ahora mismo. La gente del siglo XXI, de finales del siglo XXI, está aquí, pero no hay contexto para ellos. Del mismo modo que, ya sabéis, si vivieses en Tunguska hace dos siglos, y fueses epiléptico, serías un chamán. Había un contexto para ti. Es esta sociedad, eres un epiléptico. Es bastante sencillo. Es una enfermedad y nada de lo que digas tiene algún valor porque se considera una patología. Si, por el otro lado, miráis a estas personas, que son mutantes, ¿cómo los llamáis? Desorden de personalidad múltiple.

Esto es lo que reside más allá de la personalidad. Esto es lo que reside más allá del «yo», gilipolleces. Porque si llevas el «yo» hasta el límite (como he dicho, estoy seguro de que muchos de nosotros lo hemos hecho) se convierte en... Todo lo que ocurre es que el «yo» pregunta al «yo».  Interminablemente, repetitivamente. «¿Lo estoy haciendo bien? ¿Esta es la manera correcta? ¿Debería pensar sobre estas personas así? ¿Debería acercarme a ellos de esta manera? ¿Debería involucrarles así?». El «yo» pregunta al «yo», interminablemente, y llega a un pico. No va a ninguna parte. A una escala nacional, lo mismo. El «yo» pregunta al «yo», el «yo» se encuentra con el «otro», fronteras iguales, guerra, destrucción... Se dirige hacia allí, allí acaba. Esa cosa acaba en desastre. Acaba en neurosis a nivel personal y acaba en guerra a nivel nacional.

Crazy Jane de la Patrulla Condenada tiene múltiples personalidades, cada una con un superpoder diferente. Doom Patrol Vol. 2 #63 (1993).

Así que empecé a pensar: «¿Con qué lo podemos reemplazar?». Y estaba mirando a estos pobres cabrones del DPM y me di cuenta de que simplemente no tienen contexto. ¿Qué pasaría si decidiésemos abandonar la personalidad y reemplazarla con un complejo de personalidad múltiple? Porque como todos sabemos... Todos los que estamos aquí, estoy seguro... Quiero decir, siento como si pudiese decir esto a ciertos seres humanos: a veces haces cosas que no quieres hacer. A veces haces cosas que son contradictorias con lo que piensas. A veces te jodes a ti mismo. ¿Por qué? Porque no hay una sola persona dentro, hay cientos. Y si empiezas a darles nombres y empiezas a barajarlas, si empiezas a jugar con ellas, te vuelves un ser humano mayor porque no te permitirás terminar en tus límites.

Imaginad la personalidad como... Vamos a elegir Windows, incluso aunque sea polémico. Imaginad la personalidad como Windows. En lugar de la personalidad... Hay mucha gente, estoy seguro de que los habéis conocido. Hablas con ellos, y ellos dicen: «No, esta es mi forma de ser. He trabajado mucho en esto. Este soy yo. Esto es importante. Esto es en lo que me he convertido y esta es la forma en la que me he hecho a mí mismo». Qué gilipollez. Es una trampa. No se van a ningún sitio, están atrapados ahí. ¿Qué pasaría si a la misma gente le diesen después Personalidad 2000? [Risas del público.] ¿Qué es una actualización y qué un accesorio? Aquí hay una parte de tu personalidad a la que le gusta el hip hop. Aquí hay una parte de tu personalidad a la que le gusta el ballet. Porque las tenemos. Y tenemos al amante, tenemos al asesino en serie dentro, tenemos al maravilloso cabrón new age... Tenemos lo que queramos. Tenemos a James Bond ahí, tenemos a Pussy Gallore ahí, todos están ahí.

Las actualizaciones de la personalidad del Joker es una propuesta que hizo Grant Morrison en Batman #663 (2007)

Así que lo que sugiero es que empecemos a trabajar desde ahí. Abandonar la personalidad, abandonar el individuo, abandonar el «yo» porque es una mentira y nos retiene. Ha sido un peso alrededor de nuestros cuellos. Fue útil los últimos dos mil años de historia porque creó esto del caos que era. Esto es más coherente, más útil, tiene más significado. Tiene sus problemas. Todo lo tiene, cada sistema los tiene, pero estamos mejorando.

___
13 John Wayne Gacy (1942-1994) fue un asesino en serie estadounidense que trabajaba como payaso en fiestas infantiles. Se dedicó a la pintura durante los catorce años que estuvo en la cárcel antes de ser condenado a muerte. El director de cine John Waters y varios músicos de punk y metal compraron algunos de sus cuadros.

lunes, 30 de septiembre de 2019

El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (parte 3 de 6)

Viene de El discurso de Grant Morrison en DisinfoCon (parte 2 de 6)

Y por otro lad... Odio hablar en público, así que si alguien quiere unirse que levante la mano, porque odio hablar en público.

Así que... Después de comprender estas cosas raras, de pensar sobre esto y pasar por esa experiecia, que fue exactamente la experiencia que me prometieron Wilson, McKenna, Philip K. Dick7... todo el mundo. Me prometieron eso y funcionó. Podéis experimentarlo. Haced lo que os dijeron que hicieseis y ocurrirá. Lo prometo. Conoceréis a los aliens, os hablarán... La Golden Dawn8 lo llamó «Conocimiento y conversación del Sagrado Ángel Custodio».

Así hemos estado un tiempo. Es accesible para cualquiera. La magia es accesible para cualquiera. Los medios para alterar la realidad son accesibles para cualquiera. Cuando todo el mundo empiece a hacerlo nos empezaremos a acostumbrar a ver el deseo manifiesto a una escala gigantesca. El deseo de todo el mundo. ¿Qué ocurre cuando los deseos de todo el mundo se manifiestan? ¿El universo tiene que dividirse en mil millones para acomodarse? ¿Tenemos todos de pronto que entender que estamos todos en el mismo sitio y que todos podemos compartir los deseos de los demás? No lo sé. Sólo estoy aquí para hablar de esto. [Echa un trago.]

El «bien» contra el «mal» en JLA: Earth-2 (2000).

Así que más allá de... Más allá de la experiencia de la abducción extraterrestre... Estaba trabajando en el cómic y empecé a pensar en... En serio, planteé el cómic para probar y explorar algunos de los problemas a los que nos enfrentamos, que son (como Doug [Rushkoff] ha apuntado antes) problemas de dualidad: «nosotros» contra «ellos», el «bien» contra el «mal», esto contra aquello.

A medida que encontraba mi camino a través del cómic empecé a darme cuenta de algunas cosas interesantes, así que las voy a compartir con vosotros. Esto puede que no sea cierto. Son sólo pequeños pensamientos que pueden ser... Podríais ser capaces de tejerlos, hacer algo con ellos, pero en realidad solo estoy aquí como alguien que ha leído la misma mierda que todos habéis leído, lo ha puesto en práctica y ha descubierto que funciona. Así que esta es mi versión de lo que ocurre.

Haciendo el cómic planteé estos personajes. La cosa se planteó como una historia de aventuras en la que hay unos malos que viven en otra dimensión, que quieren esclavizarnos a todos, y hay unos buenos que viven en otra dimensión que quieren que todos lo pasemos bien, ¿sabéis? Hitler se lo quería pasar bien. Y, eh... Todos queremos pasarlo bien. Así que tenemos que entender eso, como aperitivo.

Grant Morrison utilizó a Hitler como personaje en The New Adventures of Hitler, que fue reeditado en Crisis #46 (1990).

Cuando más establecía estas dualidades, cuanto más establecía esta gente contra sus oponentes, me empezó a parecer más un disparate lo que nos han vendido de este sinsentido de la oposición. Empecé a descubrir a medida que me acercaba al final de la serie que todo el elemento de «oposición» era el menos significativo, la parte menos importante y que en realidad nos hemos estado engañando a nosotros mismos de muchas maneras.


El Capitán Atom se da cuenta de que las oposiciones son un engaño en Final Crisis: Superman Beyond #2 (2009).

Más que eso, descubrí que en realidad nos hemos estado engañando de la peor manera de todas creyendo en el individuo. Prestadme atención. Kafka, Orwell, Patrick McGoohan en El prisionero9... Todos nos dijeron que El Individuo era lo más importante que podíamos ser. Todo el mundo es jodidamente extravagante estos días. Toda la mierda en la pantalla de MTV es extravagante, todo el mundo mola, todo el mundo es inteligente... No es verdad. [Echa un trago.] ¿Y si el individuo fuese falso? ¿Y si el individuo fuese una estupidez y realmente nos lo han vendido «ellos»? La humanidad, el sistema... Lo que prefiráis.

Porque lo que me ocurrió es que cuando hablas sobre el individuo y tratas con el individuo te das cuenta de que el final del individuo es la neurosis. Ser individual significa que existe un «yo» y un «otro», ¿de acuerdo? Así que donde yo termino... Los límites del «yo», de acuerdo, este cuerpo físico. Los límites del «yo» que se estiran... Las cosas en las que yo creo... Estoy seguro de que todos seríamos amigos si hablásemos, ¿pero seríamos amigos de Newt Gingrich10? No. Pero esa es la idea: yo termino donde Newt Gingrich empieza. ¿Por qué es así? ¿Por qué termino ahí? ¿Por qué él define mi auto-consciencia y no puedo absorberle?

James Highwater explica a los personajes de DC que existen porque han sido creados por autores de cómics en Animal Man Vol. 1 #24 (1990).

¿Por qué estos cabrones...? ¿Por qué la sociedad Skull and Bones11, o la CIA...? ¿Por qué los masones de grado 33 son tan diferentes a nosotros? No lo son. Quieren explicar cosas. Quieren una respuesta. Encontraron una respuesta que parece que les encajó, la cual me parece un poco desagradable, porque implica explotar a otras personas, pero están buscando una respuesta. Todos buscamos la misma cosa: ¿Por... qué... estamos... aquí? ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué hacéis aquí hoy? ¿Qué esperáis? ¿Qué esperáis llevaros a casa? ¿Alguien me puede responder? ¿Alguien puede decirme qué espera llevarse a casa de todo esto? Vamos, levantad la mano. ¿Sí?

[Alguien del público grita: «¡Experiencia!».] Exactamente, correcto. Porque es todo lo que tenemos y es todo lo que puedo ofreceros. Es la experiencia de haber hecho esta mierda, haberla probado, haberla puesto en un crisol para ver qué pasaba... y funciona.

Así que empecé a pensar más y más sobre el individuo y vi lo que significaba realmente. Consistía n una estructura que más bien fue creada. La estructura del ego fue creada a partir de lo que Julian Jaynes12 llama «la mente bicamenteal convirtiéndose en una mente». Aparentemente, según él, consiste en que en la época de los griegos y en los primeros escritos del mundo la gente no tenía auto consciencia de la misma manera que nosotros la tenemos. Ellos no tenían egos. No se entendían a sí mismos como «yo» de la misma manera en la que nosotros lo hacemos porque el cuerpo calloso que une los dos hemisferios del cerebro no estaba conectado, así que si habías oído una voz, esa voz era Dios. Homero y todos esos tíos, tenéis muchos ejemplos de gente oyendo la voz de Dios y actuando en consecuencia. Alejandro Magno actuaba constantemente siguiendo la voz de Dios. Julian Jaynes propone que no era la voz de Dios, era la voz del hemisferio izquierdo del cerebro comunicándose con el hemisferio derecho del cerebro interpretado como un dios.

Alí vive una experiencia extrasensorial de Vimanarama #3 (2005)

Así que de acuerdo, ahora tenemos dos cosas unidas. Tenemos este maravilloso puente en el medio que las une a los dos. Pero todavía tenemos la estructura del ego que fue creada cuando las dos cosas se unieron. De repente dijimos: «Oh, joder. Yo soy yo. Yo soy el que soy. Este es mi... Mi Dios es esto. Estoy separado, soy uno».

Hemos fabricado esa idea de que de algún modo estamos separados de la naturaleza. No lo estamos. ¡Qué gilipollez! De nuevo, leí la revista New Scientist el mes pasado, de acuerdo, y hablaban sobre la naturaleza: «Debemos controlar la naturaleza; debemos hacer esto. ¿Cómo nos enfrentamos a nuestra relación con la naturaleza?». ¡Somos la puta naturaleza! No hay nada en este planeta que no sea «naturaleza»! Las centrales eléctricas son naturaleza, las bombas atómicas son naturaleza, porque la naturaleza nos ha hecho a nosotros para hacer esas cosas, tanto si confías en la naturaleza como si no confías en la naturaleza... y yo confío en la naturaleza. [Aplausos del público.]

Así que tenemos que preguntar: ¿Cómo está llegando la naturaleza a esto? Si ignoramos toda esta basura de que estamos de algún modo aislados de la naturaleza, de que de algún modo tenemos que domesticar la naturaleza... La naturaleza sabe exactamente qué está haciendo. El planeta no está en peligro. Nosotros lo estamos. El planeta sobrevivirá. El planeta ha atravesado, digamos, atmósferas de amoniaco en las que es imposible vivir, todo muerto... y encuentra el camino de vuelta. Nosotros estamos en peligro. O eso pensamos, porque nuestra arrogancia nos dice que estamos en peligro. Nuestra arrogancia nos dice que estamos a punto de destruir el mundo. Vamos a destruir el planeta. Joderemos la atmósfera. No. Joderemos «nuestra» atmósfera, pero algunos trilobites volverán y vivirán en algo que hayamos creado.

El gobierno de EEUU intenta «controlar» la naturaleza, utilizar animales como armas en We3 (2004).

Así que ese no es el problema. El problema es que estamos aquí, en el siglo XXI, atascados en la individualidad. Porque hemos creído mucho en ella. Parecía muy importante que todos fuésemos distintos. ¿Qué pasa si dejamos de ser distintos? ¿Y qué pasa si pensamos en la individualidad como algo que en realidad sólo fue nuestro andamio para donde nos encontramos ahora? Si creáis un rascacielos, le pondréis vuestro andamio. Lo que ha pasado aquí es que hemos pasado por alto el edificio y nos hemos concentrado en el andamio. Ya sabéis, ¿por qué no estamos quitando el andamio? Hagámoslo hoy, quitemos el andamio. Porque lo individual fue una manera de traernos hasta este punto. Y lo que realmente pienso, y básicamente por lo que estoy aquí, es para intentar e impulsar esta idea.

___
7 Philip K. Dick (1928-1982) fue un novelista de ciencia ficción, conocido especialmente por novelas como El hombre en el castillo (1962), Ubik (1969) o Los tres estigmas de Palmer Eldritch (1965). Su trabajo empezó a ser popular con la adaptación de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968) en la película Blade Runner (1982). En sus últimos años de vida se cree que el consumo de drogas y las crisis psicóticas le causaron alucinaciones que le hicieron creer que el FBI y la KGB le espiaban o que su consciencia realmente vivía en el siglo I d. C.

8 La Hermetic Order of the Golden Dawn (la Orden Hermética de la Aurora Dorada) es una asociación secreta fundada en 1888 y dedicada al esoterismo y el hermetismo. A ella han pertenecido magos como Aleister Crowley y Austin Osman Spare, pero también otras figuras conocidas, como el poeta William Butler Yeats o los novelistas H. G. Wells (La máquina del tiempo, La guerra de los mundos...) o Bram Stoker (Drácula).

9 Patrick McGoohan fue el creador de la serie de televisión El prisionero (1967). En ella, un ex espía es secuestrado por un motivo desconocido y es llevado a una isla de la que intenta escapar. Una de sus frases más conocidas es «No soy un número... ¡Soy un hombre libre!», que es a lo que Morrison se refiere aquí.

10 Newt Gingrich (1943) es un político republicano estadounidense que era en aquellos años el presidente de la Cámara de Representantes. Se hizo conocido por su gran oposición a Bill Clinton.

11 La sociedad Skull and Bones es una sociedad secreta estadounidense fundada en 1832. Debido a su influencia y elitismo (hasta la fecha, tres de sus miembros han sido presidentes de EEUU), ha sido el origen de bastantes teorías de la conspiración.

12 Julian Jaynes (1920-1997) fue un psicólogo estadounidense que se hizo especialmente famoso por la teoría de los dos hemisferios separados y la evolución de la consciencia de la humanidad que aquí explica Grant Morrison. Evidentemente, no es una teoría científica de ningún modo, sólo es palabrería.