miércoles, 18 de mayo de 2011

El Thor de Jack Kirby (y 3)

El regreso de Kirby empezó en el Journey into Mistery #97 con un trabajo que tanto gráfica como argumentalmente fue algo muy diferente a lo que se hacía en Marvel en aquel momento: los Relatos de Asgard, historias de complemento de 5 páginas desarrolladas con grandes viñetas y sin bocadillos de diálogo en las que se describía la mitología del dios del trueno de Marvel, con un parecido más que evidente al Príncipe Valiente de Harold Foster (no es la primera vez que a Kirby se le nota su influencia, ni será la última: la portada del Red Raven #1, el demonio Etrigan en DC...)  Poco a poco esta influencia inicial se va diluyendo a medida que Jack enlaza historias breves basadas en las Eddas, las leyendas greco-romanas de Hércules o incluso cuentos populares, hasta que finalmente el complemento se convierte en una saga de continuarás ambientada en el universo mitológico del personaje. La primera de estas sagas tendrá influencias tan dispares como la Odisea, Jasón y los Argonautas, el Antiguo Testamento y el Mago de Oz, mientras que a continuación vendrá otra trama basada en el mundo de Las mil y una noches, con la aparición de los Tres Guerreos, personajes inspirados en Las alegres comadres de Windsor de Shakespeare (Volstagg, el "león de Asgard"), los actores Errol Flynn y Douglas Fairbanks y las novelas de Los tres mosqueteros (Fandral) y la estética de Atila el Huno y Genghis Khan (Hogun el Torvo)

Con el tiempo este aspecto mitológico del personaje pasaría a formar parte de la serie principal, haciendo innecesario el complemento y por tanto desapareciendo de la revista... hasta ser recuperado durante un tiempo quince años después por autores nostálgicos.

Kirby "adapta" la mitología a lo Foster



Una tergiversación agradable de la leyenda de la muerte de Balder

Es en estas historias de complemento donde se unió a la serie el entintador más reconocible de los primeros años del personaje: Vince Colleta. A Kirby y a Lee les gustaba su estilo basado en las líneas finas y el rayado que le daba una apariencia de grabado medieval, en oposición al pincel grueso que era la marca de la casa. Sin embargo, Colleta sería el blanco del odio mayoritario de los lectores por culpa de su entintado descuidado y su desprecio absoluto a los lápices originales: tapaba personajes, rellenaba de negro siluetas de fondo, simplificaba decorados (especialmente edificios), amputaba personajes, e incluso llegaba a borrar los lápices de Kirby... junto a otros muchos atajos.


Muestras del trabajo de Vince Colleta borrando en vez de entintando.

Colleta dijo que esta portada para el The Mighty Thor #144 tenía demasiados detalles,
por lo que Kirby tuvo que dibujar otra que el pobrecillo se viese capaz de entintar.

Stan Lee admitiría la autoría de Kirby en estos Relatos de Asgard en una entrevista al Comic Book Marketplace #61 (julio 1998): “La mayoría de ellos [los relatos] fueron ideados por Jack porque investigaba mucho la mitología nórdica… más que yo”. No hace falta que lo jure, vista la gran influencia que hay de leyendas y mitos en los trabajos en solitario de Kirby y la minúscula influencia que ejercieron en Lee. Incluso Larry Lieber demuestra su desinterés dialogando las páginas al llamar “martillo Uru” al Mjolnir, un error que pronto corregiría Roy Thomas al proponer a Lieber que el “uru” sea la piedra con la que está hecho este arma. Incluso en algún número Stan Lee resume con desinterés (¿y desconocimiento?) las apasionadas notas a lápiz que Kirby le deja en los márgenes, con las que describe en detalle la mitología en la que se basa sus historias.

De hecho podemos tener en cuenta estas notas en los márgenes para definir mejor la autoría de estos cómics. Los coleccionistas de originales han notado que mientras que en las fotocopias de los lápices del Journey into Mistery #101 no hay rastro de ellas, a partir del #111 sí podemos encontrarlas. Es decir, que entre estos dos números es cuando se produciría el relevo de los argumentos de Stan a Kirby, lo que explicaría el uso de referencias y fuentes como las Eddas, la ciencia ficción literaria, Harold Foster, etc. que son habituales en el trabajo del dibujante pero no en el del editor.

Primera página del Journey into Mistery #101. Los textos son de
Stan Lee que siempre ha tenido la fama de tener una letra "difícil"


Ejemplo de páginas con notas de Jack Kirby en los
márgenes, procedentes del The Mighty Thor #144

En una entrevista en la radio realizada al mismo tiempo tanto a Kirby como a Stan Lee en 1969, Kirby declaró sobre la creación del personaje: "A lo largo de los años, he tenido una especie de cariño para cualquier tipo de personaje mitológico, y mi idea de cómo deberían ser. Y aquí Stan Lee me dió la oportunidad de dibujar uno, y no fue dibujar sino dejarme llevar, como hice". Stan Lee en este momento en el que estaba a su lado aprobó el comentario, ya que antes ya había admitido que "Jack es el creador mitológico más grande del mundo".

Jack "el Rey" Kirby

Durante una entrevista en 1977 se le preguntó a Stan Lee por qué siempre adorna sus respuestas hasta el punto de no dar ninguna. ¿Su contestación? Que el público no está interesado en aburridas historias, incluso aunque éstas contasen la verdad. Parece que Lee siente esa necesidad inevitable de embellecer las descripciones de la creación de los personajes a pesar de que esto le lleve a narrar inconsistencias o mentiras (involuntarias, evidentemente). El Jack Kirby Collector #36 cita una entrevista de Stan Lee de 1999 en la que confiesa cómo se tuvo la idea de crear a Thor: durante una entrevista en la radio, el entrevistador comparó los nuevos coloridos personajes de la editorial con una mitología moderna, tras lo que le preguntó por las siguientes ideas que tenían en la cabeza. Y ahí estuvo la respuesta, un cómic basado en mitos.

Lo interesante es que, efectivamente, esta anécdota no se sostiene. Si realmente se le hizo la entrevista antes del primer número de Thor y, como sabemos, se tardan unos 6 meses en preparar un cómic y distribuirlo (seis meses antes de publicar el último número de Kirby en Marvel, Lee lo anunció en su columna Stan's Soapbox), esto quiere decir que la pregunta se le hizo cuando se estaba publicando todavía el número 2 ó 3 de los Cuatro Fantásticos, cuando todavía eran bimestrales. ¿Cuántos superhéroes "coloridos" tenía la editorial en ese momento? ¿Por qué alguien iba a entrevistar a Stan Lee, cuando las ventas del primer número de la Primera Familia debían ser un completo misterio?

Otro ejemplo son las declaraciones juradas de Stan Lee realizadas en 2010: "Me gustaba la sonoridad del nombre Thor y Asgard y el Ragnarok del Crepúsculo de los Dioses". Según su declaración, suya es la creación de este personaje así como la del resto de dioses y compañeros, a los que Kirby (una de las dos únicas menciones que hace de su compañero al hablar de Thor) solamente habría aportado sus diseños de la ropa... a pesar de admitir que Kirby estaba más puesto en el tema que él. Conociendo la biografía de Kirby y cómo trabajaba en otros equipos creativos (con Joe Simon, éste no le escribía guiones), conociendo su gusto por la mitología, la ciencia ficción y la psudociencia (los extraterrestres de piedra), podemos dudar mucho de la autoría total de Stan Lee en los argumentos, como bien comentan en este blog.

Stan "el hombre" Lee

Estas declaraciones se pueden disculpar en el contexto de que se encontraban en el juicio de Kirby contra Marvel/Disney, por lo que precisamente a Stan Lee no le convenía dar demasiado crédito al dibujante. Precisamente es la misma declaración jurada en la que Stan Lee se desdice a sí mismo: si en el libro "Sons of Origins" de 1975 escribía sobre Jack Kirby que "Antes de que discutiésemos la premisa básica, ya trabajábamos en ello [en un cómic]", en el juicio declara que eso nunca llegó a pasar en ningún momento. Otras de sus frases reza que los dibujantes nunca aportaban ideas para crear personajes... de nuevo, en contradicción con declaraciones anteriores, como la de los años 60 en la que admitía que el Doctor Extraño era completamente de Ditko, o con la declaración en una entrevista de 1968 de que Ego, el Planeta Viviente, fue idea de Jack Kirby, etc. Incluso comenta que nunca llegó a enterarse de por qué Kirby se fue de Marvel (la misma frase que utiliza siempre para hablar de la salida de otros autores igual de valiosos), cuando todo el mundo sabe perfectamente que hacia el final de la estancia del dibujante en la empresa tuvieron bastantes discusiones al respecto.

Como digo, es comprensible que Stan Lee actúe así, pero dice poco en su favor.

Ego, el bioverso

La publicación del primer número de Estela Plateada (verano del 68) marcó el cisma definitivo entre creador y editor. Stan no contó con Kirby ni para saber su opinión sobre el personaje, ni para informarle de la creación de la nueva revista, ni para tenerle a él dibujando en ella (prefiere a John Buscema en su lugar). Más aún, el origen del personaje de ese primer número es completamente opuesto al que estaba dibujando Kirby para la serie de la Primera Familia en ese mismo momento: mientras que el sonriente editor desveló que era un extraterrestre que se sacrificó para salvar a su planeta de ser destruido por Galactus, el dibujante lo ideó como una forma de vida fabricada por este destructor de mundos a partir de energía pura.

Las consecuencias inmediatas fueron dos: en primer lugar, tan pronto como pudo, Jack describió el origen de Galactus en la serie de Thor (aprovechando para ello una página del Vigilante que tenía dibujada para el origen de Estela Plateada que iba a usar en los Cuatro Fantásticos); a continuación, y al igual que en los Cuatro Fantásticos, dejó de presentar nuevos personajes con potencial para protagonizar otra serie individual. Es decir, comenzó una etapa de repetición de villanos y personajes, manteniéndose todavía en el mejor nivel de la época, pero por debajo de sus anteriores años.

Galactus visto como un monstruo

Hasta que, finalmente, Jack Kirby sigue el camino de otros autores revolucionarios del mercado (Steve Ditko, Wally Wood, Jim Steranko...) y decide dejar la editorial. Los motivos son tanto de reconocimiento (la prensa atribuye todos los méritos de las historias a Stan Lee), como económicos (por fin la editorial empezaba a despegar, y los prometidos aumentos de sueldo del editor Martin Goodman seguían sin llegar) como una busqueda de libertad creativa. Por si es necesario recordarlo, Kirby nunca culpó a Stan Lee de su segunda salida de Marvel.

El elegido para sustituirle durante un par de números es Neal Adams, que en su único trabajo con Stan Lee como dialoguista se ve obligado a limitar su dibujo para parecerse al estilo de la casa y así agradar a Lee, y que cuenta con Joe Sinnot como entintador para que tape la mayor parte de su lápiz realista. Esto no evitará que tenga discusiones con Stan Lee por motivos tontísimos: en el The Mighty Thor #180 Adams deja en la página 16 un hueco en blanco para que Stan Lee lo rellene con texto en vez de colocar cuadros de texto tapando el dibujo, lo que puso como una furia al siempre sonriente Stan. Por cierto, su segunda página en Thor estará protagonizada por una viñeta en la que el Mjolnir aplasta un camión con el significativo texto "Kirby/Lee".


La etapa final no debería hacernos olvidar la grandeza de Kirby: ¿cuántos creadores de comic-books de los años 60 combinaban fuentes como la Biblia y las Eddas junto a las novelas de Asimov y la literatura de aventuras para dibujar cómics de 10 centavos? La diferencia entre el denso mar de influencias en el trabajo de Kirby y el resto de sus compañeros (con alguna excepción) es abismal. El cambio en la tridimensionalidad del dibujo, el dinamismo de las escenas de acción, la narrativa, la trascendencia de su contenido... Podríamos decir que Kirby en los 60 supuso una evolución similar a la que hubo en Bruguera al pasar de las breves anécdotas cómicas de Vázquez o Escobar a las extensas sagas de dibujo detallado y guiones metafóricos del Jan de Superlópez, o como pasar de las grandes aventuras de los superhéroes clásicos de los 80 a la revolución literaria que supusieron obras como el Watchmen de Alan Moore o el Sandman de Neil Gaiman.

La marcha de Jack Kirby de la colección no marca el final de la historia que estaba contando. Del mismo modo que los antiguos europeos creían que después del Ragnarok el mundo resurgía como un verde vergel en el que la humanidad empezaba de nuevo, así hay que ver el Thor de Jack Kirby, destruído para renacer en dos mundos completamente opuestos, como los del hielo y el fuego de la mitología germana, tan opuestos como el bien y el mal, Nuevo Génesis y Apokolips, el Cuarto Mundo. La profecía del Ragnarok en el The Mighty Thor #128 se cumple en el New Gods #1 publicado por DC, la editorial que no le negará a Kirby su autoria en los argumentos.


La profecía del Ragnarok descrita en el The Mighty Thor #128


Y cómo llegó a ocurrir en el New Gods #1

-----

Algunas de las fuentes utilizadas para estos artículos han sido:


- The Jack Kirby Collector: especialmente el número #36, dedicado al Thor de Kirby.
- Kirby Museum: sitio web dedicado a Jack Kirby y su obra
The Evolution Of Thor and The Stone Men: artículo del Jack Kirby Collector #14
- 20th Century Danny Boy - Kirby vs. Mavel: las declaraciones juradas de diferentes artistas y especialista sobre el trabajo de Kirby en Marvel


El Thor de Jack Kirby puede leerse completo en los tomos 1 a 14 de la Biblioteca Marvel: Thor (editados entre 2001 y 2002). Las historias de complemento que aparecieron entre los números Journey into Mistery #97 y The Mighty Thor #145 (la revista mantuvo la numeración pero cambió el título) han sido reeditadas con  un color a ordenador que tapa el dibujo en un reciente tomo titulado Relatos de Asgard (2011).

6 comentarios:

Roy D. Mustang dijo...

Me quito el sombrero ante esta y las dos anteriores entradas sobre el Thor de Lee y Kirby. La verdad es que razón no les falta a lo que dicen que es su mejor trabajo en Marvel después de los 4 Fantásticos. Además se nota que Kirby dejó una huella imborrable en la colección, y que no fue hasta la llegada de Roy Thomas que recuperó la gloria que había tenido en los años 60 con este rey del cómic que es Kirby.

En fin lo dicho, una gran publicación. Lástima que tan sólo hayan sido 3 je, je.

Peúbe dijo...

Muchísimas gracias por el comentario. Sólo ha habido tres posts de Thor, pero eso quiere decir que habrá como poco otros tres de los Cuatro Fantásticos, ¿no? ;)

maginelmago dijo...

Muy completo. Te agradezco que comentes las fuentes.

Sobre Stan Lee, en general, me pregunto últimamente y aún más tras leer tu texto ("no me enteré de por qué Kirby se fue de Marvel") sobre cuál era su papel en una editorial, en la que entró porque su tío era el dueño. En la que aparece como el amo, el gran creador ("Stan Lee presents") o un tipo que pasaba por allí. O un relaciones públicas... es bastante confuso su papel hasta el día de hoy.

Leído parte del Imagine Stan Lee creating DC Universe, creo que se puede ver más qué tipo de aportaciones son o pueden ser de Stan Lee (lo que hay en común entre esa serie de hacia el año 2000 y lo que haya en común con las series de los años 60). Como pista, digo...

Peúbe dijo...

Se puede seguir la pista del Stan Lee guionista no sólo en el Stan Lee creating, sino en su conjunto de trabajo en Marvel, buscando los puntos en común de las series en las que todos trabajaron. Por ejemplo, buscar qué tienen en común series como su Daredevil, su Iron Man, su Hombre Hormiga, Spiderman cuando estaba con Romita... Tendría que ponerme a mirar más, pero creo que sus características como editor/guionista/dialoguista son: personalidades simples pero bien definidas (mínimas e inmediatas), un componente romántico (el triángulo amoroso, por ejemplo), falta de subtexto (referencias culturales, contenido filosófico, mensaje político...) y evidentemente los diálogos exteeeensos tan característicos (chistes, dramatizaciones...)

Su trabajo es el de dialogar, coordinar dibujantes, responder el correo, dar el visto bueno a lo que hay que publicar (correcciones sobre los dibujos ya entintados, etc.)... Por lo que llevo visto, tampoco es que pasase mucho tiempo por la oficina, al menos poco antes de que Marvel fuese comprada por Perfect Film (me suena haberle leído ese comentario a Roy Thomas).

Neal Adams ya comentó en una entrevista que el método Marvel consiste en que el dibujante tiene vía libre para hacer todo lo que quiera. Cuando preguntó por guiones o directrices a seguir simplemente le dijeron "el número anterior acababa así". Nunca sinopsis escritas. En sus propias palabtas, lo que Stan Lee revisaba eran las portadas, nunca ponía pegas al contenido.

De todos modos, ya está más o menos claro a partir de qué momento Kirby y Ditko tienen vía libre para hacer y deshacer en sus tramas libremente, que debió de ser en el otoño de 1964. Antes de que eso ocurriese estos dos autores ya escribían y dibujaban historias en solitario, así que tampoco es algo tan chocante.

Roy D. Mustang dijo...

@Peubé: pues espero con ganas los artículos de los 4F de Lee y Kirby, que es una de mis etapas favoritas no sólo del cuarteto y de Marvel, si no del cómic en general... De hecho, hace unos pocos meses en mi blog les dedique 15 artículos en los que me explayé alabando a Kirby de lo lindo je, je. Te invito a leerlos, si te interesa (espero que no te lo tomes como spam je, je): http://roy-d-mustang.blogspot.com/2011/02/comic.html

Peúbe dijo...

Nunca es spam si viene de un lector frecuente, vaya. De hecho recuerdo haber leído los primeros y me gustaron bastante.