jueves, 29 de septiembre de 2016

Fantásticas aventuras de Tito y Tif (Joaquín Xaudaró)


Es interesante analizarnos a nosotros mismos y darnos cuenta de cómo hemos aceptado la invasión cultural de EEUU. La historia del cómic mundial en gran parte la solemos entroncar en EEUU, a pesar de que los primerísimos cómics fueron europeos (recordemos Las aventuras de Monsieur Vieux Bois, por ejemplo). Max und Moritz en alemania, Caran d'Ache en Francia... y seguimos diciendo (especialmente los que estamos más desinformados) que Yellow Kid de 1895 es el primer cómic, cuando ya era un medio asimilado en Europa.

¿Y en España? En España los pioneros del cómic permanecen en un relativo olvido tanto por las dificultades de recuperar las revistas originales, como por lo difícil que es convencer al público de que nuestra historia del cómic es importante, al menos para nosotros, para entender nuestra sociedad. En ese sentido, Glénat/EDT hasta hace unos años hizo un esfuerzo (imposible de agradecer) por recuperar nuestra historia del cómic, y ahora Taula Ediciones, una editorial mucho más modesta, continúa esa línea.

Fantásticas aventuras de Tito y Tif es el primer cómic en formato libro de la historia de España, de 1915. O en otras palabras que llaman más la atención, es "la primera novela gráfica española", aunque con un enfoque de cómic popular. Su argumento es muy sencillo: el boticario Tito y su perro Tif salen de caza (en realidad salen a leer el periódico al campo) y de pronto se ven metidos en una y otra aventura que les lleva al continente africano y otros peligros relacionados con la 1ª Guerra Mundial. El parecido con Tintín en el Congo es muy obvio: un tebeo de aventuras pero con dibujo caricaturesco, línea clara, un hombre y su perro, y especialmente todo lo que tiene que ver con el colonialismo y la facilidad para matar animales en un tebeo para niños.

Si ya de por sí el cómic es muy simpático por ciertos motivos (por ejemplo, el dibujo es tremendo), se le une una dedicatoria del nieto del autor, un prólogo de los dos editores en los que plantean la importancia de recordar nuestros primeros cómics, y un espectacular prólogo de Antonio Martín concienzudo y detallado sobre la vida y obra de Xaudaró.

El cómic de momento sólo se puede comprar por internet aquí.