lunes, 4 de noviembre de 2019

Los directores que no amaban a los superhéroes

Hace ya tres añitos que recopilé una buena colección de declaraciones de directores, actores y autores de cómics que hablaban sobre los puntos débiles del cine de superhéroes. El nivel de sus opiniones era de «Genocidio cultural», «Cualquiera puede hacerlo», «¡No son para tanto!», «Películas hechas por fascistas»...

Hace unos días Martin Scorsese se ha unido al grupo y de paso ha (re)abierto la caja de los truenos con unas declaraciones que han recibido apoyo y ataques. Lo interesante de las críticas a los superhéroes del cine, me parece, es que viene de grandes personalidades de la historia del medio, entre los que hay también autores de género fantástico. En el otro bando, en su defensa, sólo me he encontrado con actores y directores que vive de estas películas.


David Cronenberg (2012): «No me parece elevado»


En su momento se me pasó incluir las declaraciones del director de Scanners (1981) y Una historia de violencia (2005) en las que se quedaba a gusto hablando del Batman de Christopher Nolan:

«No creo que las hagan como una forma de arte elevado. Creo que sigue siendo Batman correteando con una capa estúpida. Simplemente, no me parece elevado. La mejor película de Christopher Nolan es Memento, es una película interesante. No creo que sus películas de Batman sean la mitad de interesantes aunque cuesten 20 millones de veces más.»

«Una película de superhéroes, por definición, ya sabes, es cómic. Es para niños. Es adolescente en su núcleo. Ése ha sido siempre su atractivo, y creo que la gente que está diciendo, ya sabes, que El caballero oscuro: la leyenda renace es arte cinematográfico supremo no creo que sepa de qué coño está hablando.»

Peter Jackson (2014): «Hollywood  se centra mucho en las franquicias y los superhéroes»



También dejé escapar la opinión de Peter Jackson sobre por qué no iba a dirigir (después de El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos) una película de superhéroes. No iba de farol, porque ahora sabemos que rechazó en varias ocasiones la oferta de dirigir Aquaman.

«No me gusta la tendencia del blockbuster de Hollywood que existe ahora mismo. La industria y la llegada de toda esta tecnología, ha perdido el rumbo. Se centra mucho en las franquicias y los superhéroes. No he leído un comic book en mi vida así que estoy en clara desventaja y no tengo interés en hacerlo. Es nuestro momento para dar un paso atrás. Nos enfocaremos en algo a esa escala.»

Rose McGowan (2015): «¿Dónde están las historias humanas?»


También la actriz de Embrujadas (2001-2006) y Planet Terror (2007) criticó en Instagram este género utilizando el término tentpole movies. Es una forma de llamar a cierto tipo de películas de amplio espectro y rentabilidad asegurada con las que un estudio espera poder financiar el resto de sus producciones. En contraste a los superhéroes, Rose McGowan proponía un puñado de películas muy diferentes.
«Reflexiones sobre el estado actual de las tentpole movies, también conocidas como superhéroes. Me gustaría pedir que otras películas se unan a la pizarra. ¿Dónde están las historias humanas? No quiero duendes verdes y mallas ajustadas. Quiero inteligencia, atrevimiento, trabajos que empujen a la sociedad hacia delante. Quiero un espejo, no todos los clichés regurgitados ad nauseum. Desde El precio del poder a Lebowski, a M, a El reportero, a la sublime Carol, a Chinatown, a Los viajes de Sullivan... Recuperemos la complejidad. Volvamos a ser lo que éramos. Abramos la silla del director y esto cambiará.»

James Mangold (mayo 2017): «Son tráilers de dos horas»


Una voz bastante autorizada para opinar sobre superhéroes sería la de James Mangold, el director de Logan. Tiene el mérito de que ésta sea una de las películas de superhéroes más taquilleras de la historia a pesar de su clasificación R, además de una de las mejor valoradas por la crítica. Aún así, tampoco considera que la mayoría de estas películas «sean cine», como dijo Scorsese hace poco. Durante una entrevista puso como ejemplo de buen cine a Iron Man (2008) y Guardianes de la Galaxia (2014), pero se lamentó de las limitaciones creativas que suelen tener:

«Las tentpole movies por lo general no son películas, generalmente... Son ejercicios inflados de tráilers de dos horas para otras películas que van a venderte en dos años. Hay tantos personajes que cada personaje recibe un arco de alrededor de seis minutos y medio en el mejor de los casos, y no estoy exagerando. Coges 120 minutos, te quedas con 45 para la acción, y en lo que te queda, dividido entre seis personajes, tienes el arco de personaje de Elmer Budd en los cortos de Warner Brothers. Para mí es una fórmula vacía.»

Luc Besson (julio 2017): «Son réplicas, son una fórmula»


Durante la promoción de Valerian y la ciudad de los mil planetas, al director responsable de El profesional (León) (1994) y El quinto elemento (1997) se le calentó la boca hablando de superhéroes en una entrevista de la agencia EFE:

«Al principio las películas de superhéroes estaban bien porque eran creativas. Ahora son réplicas, son una fórmula. Yo estoy harto. No voy al cine a ver la misma mierda cada vez.»

Un mes después, en una video entrevista del medio cinePOP, Luc Besson llevó esta opinión a un nivel político:

«Estoy completamente cansado [de las películas de superhéroes]. Completamente. Quiero decir, era genial hace diez años, cuando vimos al primer Spiderman, Iron Man... Ahora son números 5, 6, 7... Hay superhéroes trabajando con otros superhéroes, pero no son de la misma familia... Estoy perdido.

Pero lo que más me preocupa es que están aquí siempre para mostrar la supremacía de EEUU y lo geniales que son. Quiero decir, ¿qué país del mundo tendría el valor de llamar a una película Capitán Brasil, o Capitán Francia? Ninguno, nos sentiríamos super avergonzados. Diríamos: "No, no, no podemos hacer eso". Ellos pueden. Ellos la pueden llamar Capitán América y todo el mundo cree que es normal. No estoy aquí para hacer propaganda, estoy aquí para contar una historia.»

Jodie Foster (enero 2018): «No quiero hacer películas de 200 millones de dólares sobre superhéroes»


Es interesante que Scorsese haya utilizado hace poco las palabras «parque de atracciones», porque fue la misma idea que le vino a la cabeza a la protagonista de Contact (1997) y El silencio de los corderos (1991) en una entrevista para Radio Times:

«Ir al cine se ha convertido en ir a un parque de atracciones. Que los estudios hagan malas películas que gusten a las masas y a los accionistas es como el fracking: consigues los mejores ingresos ahora pero te cargas la tierra. Está arruinando los hábitos cinematográficos de la sociedad americana y últimamente los del resto del mundo. No quiero hacer películas de 200 millones de dólares sobre superhéroes.»

La entrevista acaba con una pregunta interesante: ¿Jodie Foster estaba segura de que nunca participaría en una película de superhéroes?

«No. No. No. Bueno, quizás si hubiese una que tuviese una psicología realmente compleja.»

James Cameron (abril 2018): «Hay otras historias que contar»


En medio de la promoción de la serie documental AMC Visionaries: James Cameron's Story of Science Fiction, James Cameron le dedicó también unas palabras a la repetición de las películas de superhéroes, a pesar de admitir que le encantan:

«Espero que nos empecemos a cansar de los Vengadores pronto. No es que no me encanten estas películas. Es sólo que, vamos, tíos, hay otras historias que contar más allá de machos hipergonadales sin familia haciendo cosas que desafían a la muerte durante dos horas y destruyendo ciudades en el proceso. Es como "buf".»

Terry Gilliam (junio 2018): «Son basura»


Tampoco el americano de los Monty Python siente cariño por el género. En una entrevista durante la promoción de El hombre que mató a Don Quijote, basó su opinión en el pacifismo:

«Odio a los superhéroes. Son basura. ¡Vamos, madurad! No vamos a ser adolescentes el resto de nuestras vidas. Es genial soñar con grandes poderes. Los superhéroes van sobre poder. Por eso no me gustan los superhéroes. Tienen que derrotar a otros superhéroes poderosos. Venga, lo que necesitamos es un poco de paz, de amor y entendimiento.»

Ethan Hawke (agosto 2018): «No es Bergman»


En una charla con Film Stage para promocionar El reverendo, Ethan Hawke mencionó de pasada su opinión sobre Logan para ejemplificar lo difícil que es enterarse de las buenas películas que se estrenan y la promoción que se hace de otras que, en comparación, no lo son tanto:

«Ahora tenemos el problema de que nos dicen que Logan es una gran película. Bueno, es una gran película de superhéroes. Todavía trata sobre gente en mallas a la que le sale metal de las manos. No es Bresson. No es Bergman. Pero hablan de ella como si lo fuese. Fui a ver Logan porque todo el mundo estaba como "Es una gran película" y yo "¿En serio?" No, es una buena película de superhéroes. Hay una diferencia pero los grandes estudios no creen que haya una diferencia. Los grandes estudios quieren que creas que es una gran película porque quieren ganar dinero.»

Muchos aficionados interpretaron erróneamente que decir «No es Bergman» era lo mismo que despreciar esa película, por lo que al poco tiempo Ethan Hawke tuvo que desarrollar más su opinión. En Collider aclaró que básicamente se refería al cine de superhéroes, no a los cómics de superhéroes:

«Pero ya sabes, una de las cosas que molan de esto es que durante mucho tiempo (he pensado un poco sobre esto) durante mucho tiempo los cómics y la gente a la que le gustaban los cómics estaban en un gueto. Y te hacía sentir pequeño. Y ahora dominan el tablero. Ha sido un gran cambio en mi vida. Quiero decir, como soy un friki de los cómics las he visto todas [las películas]. La idea de que yo las critico es una broma porque yo... Hay pocas cosas que disfrute más. Es algo que le enseño a mi hijo, que ser friki es ser honesto. Es lo que quiero decir: voy a ser honesto.»

Pedro Almodóvar (mayo 2019): «Están castrados»


Mientras promocionaba Amor y gloria, el director señaló otro punto interesante sobre las carencias del cine de superhéroes:
«Aquí, quizá, hay una especie de autocensura que no permite a los guionistas escribir otros tipos de historias. Hay muchas, muchas películas sobre superhéroes. Y la sexualidad no existe para los superhéroes. Están castrados. Tienen un género desconocido, la aventura es lo que importa. Puedes encontrar, en películas independientes, más sexualidad. ¡El ser humano tiene tanta sexualidad! Tengo la sensación de que en Europa, en España, tengo mucha más libertad que si trabajase aquí [EEUU].»

Quentin Tarantino (mayo 2019): «Estamos saturados por las películas de superhéroes»


Mientras promocionaba Érase una vez en Hollywood, Tarantino se lamentó de la poca originalidad en las inversiones que hacen los grandes estudios:

«Estamos saturados por las películas de superhéroes. Fíjate en el calendario de este verano, mi película es la única que se estrena en dos meses que es original, sin estar basada en un libro o en un remake o en un cómic.»

Marc Maron (agosto 2019): «Estas películas son para niños frikis adultos»


En el programa de Conan O'Brian, el monologuista y actor de GLOW (2017-) comentó que no querría participar en este tipo de películas y explicó en broma por qué tampoco le gusta verlas:

«Normalmente no me gustan, porque no quiero que me amenacen para verlas. Mira, Conan, soy un adulto. No tengo siete años. Creo que estas películas son para niños frikis adultos.»

Los fans que se sintieron ofendidos le atacaron a través de las redes sociales. Marc Maron, para intentar zanjar el tema, escribió el siguiente tweet:

«¡Ey, aficionados de las películas de Marvel! Dejad de actuar como fanáticos religiosos cabreados defendiendo su sistema de creencias. No pasa nada si yo no creo en él. Dejadlo. Además, de hecho soy un gran aficionado al arte del cómic. Intentad relajar vuestros culos mainstream.»

Martin Scorsese (octubre 2019): «No es cine de seres humanos intentando expresar experiencias emocionales y psicológicas a otro ser humano»


Y aquí es donde todo el mundo se volvió loco. La opinión de cualquier otro director no había encendido a nadie, pero la de Martin Scorsese (que se encontraba promocionando The Irishman) ha resultado una bomba.

«No las veo. Lo he intentado, ¿sabes? Pero no es cine. Honestamente, lo más parecido a lo que me parecen, por lo bien hechas que están, con los actores dando lo mejor que pueden bajo esas circunstancias, es parques de atracciones. No es cine de seres humanos intentando expresar experiencias emocionales y psicológicas a otro ser humano.»

Francis Ford Coppola (octubre 2019): «Son despreciables»


El público se tomó muy mal la opinión de Scorsese sin imaginarse que alguien podría tener una opinión aún más incendiaria, como la del mismísimo Coppola:

«Cuando Martin Scorsese dice que las películas de Marvel no son cine, tiene razón, porque esperamos aprender algo del cine, esperamos recibir algo, iluminación, conocimiento, inspiración. No sé qué recibe alguien de ver la misma película una y otra vez. Hacer una película sin riesgo es como tener un bebé sin sexo. Parte de esto es el riesgo, y es lo que se aprende de muchas películas. Si hacen películas sin riesgo, es solo economía. El verdadero cine da algo a la sociedad. No es sólo coger el dinero y enriquecer a gente. ¡Eso es despreciable! Así que Martin fue amable cuando dijo que no es cine. No dijo que son despreciables, que es lo que estoy diciendo yo.»

Ken Loach (octubre 2019): «Las hacen como hamburguesas»


Y se podía ser aún más duro. Ahí estaba un director socialmente comprometido como Ken Loach para demostrarlo:

«Me parecen aburridas. Las hacen como productos... como hamburguesas... Consiste en hacer un producto que dará beneficios a una gran corporación. Es un ejercicio cínico. Son un ejercicio de mercado y no tiene nada que ver con el arte del cine.»

Fernando Meirelles (octubre 2019): «No me interesan»


En comparación, el brasileño Fernando Meirelles fue mucho más comedido sobre el tema de la semana, básicamente porque no tenía mucho que aportar:

«No puedo estar en desacuerdo con Scorsese porque no veo [películas de Marvel]... Vi un Spiderman hace ocho años, y eso fue todo. Porque no me interesan. Eso no quiere decir que sea malo. No sé si es de Marvel, pero vi Deadpool, la primera, y era muy buena. Increíbles escenas de acción. Luego intenté ver Deadpool 2 en un avión. Vi como media hora y lo dejé.»


Alex Proyas (octubre 2019): «Es como comida rápida»


También el director de una película de superhéroes como El cuervo (1994) tiene una opinión bastante negativa sobre el género:

«No estoy interesado en hacer ninguna película de superhéroes, aunque me lo han ofrecido varias veces. Estoy de acuerdo con Coppola y Scorsese en que ese tipo de películas están matando el cine, porque el problema es que excluyen otro tipo de largometrajes y la gente solo consume eso. (...) Es como comida rápida que a la sociedad americana le gusta muchísimo, pero cuando lo consumen de esta manera están excluyendo al resto de películas del menú. Generan un ambiente negativo para el futuro del cine porque este tipo de películas matan al cine en pantalla grande.»

Y no ha sido lo único que ha dicho. La lista de declaraciones que ha hecho durante el festival Nocturna en Madrid es bastante larga: que los ejecutivos de Hollywood son tan tontos que prefieren un dibujo de un martillo y un escudo a un buen guión, que todo el cine actual se basa en Marvel, Disney, remakes de películas animadas y Star Wars, que no se puede comparar la moda de los superhéroes con la moda del western, y que si no fuese por las referencias a Batman, Joker no habría triunfado. En su momento le ofrecieron dirigir Iron Man, pero me extrañaría que Marvel volviese a marcar su teléfono.


Las respuestas



Desde la propia gente de Marvel ha habido muchas opiniones a la defensiva. Jon Favreu, el director que abrió el camino de Marvel con Iron Man resolvió el asunto de una forma elegante:

«Estas dos personas [Scorsese y Coppola] son mis héroes y se han ganado el derecho de expresar sus opiniones. No estaría haciendo lo que hago si ellos no hubiesen allanado el camino».

Por el contrario, las respuestas que me parecen menos interesantes son las de James Gunn, Kevin Smith o Taika Waititi. James Gunn se lamentó de que Scorsese prejuzgara su trabajo sin verlo y de que Coppola generalizase. Para Taika Waititi, el cine es lo que echan en el cine y punto. Kevin Smith ha hecho alguna broma («Scorsese hizo la mayor película de superhéroes, La última tentación de Cristo.»), pero principalmente ha apelado a la nostalgia infantil para justificarlas.

Para Samuel L. Jackson, no son opiniones a las que haya que dar importancia:

«No le presté mucha atención. Quiero decir, es como decir que Bugs Bunny no es gracioso. Las películas son películas. A todo el mundo no le gustan sus películas tampoco [las de Martin Scorsese]. A nosotros sí, pero no a todo el mundo. Todo el mundo tiene una opinión, así que de acuerdo. No va a impedir a se hagan películas.»

Creo que el que ha acabado dando la razón a todas estas críticas ha sido el propio presidente de Disney cuando defendió a Marvel de los comentarios de Scorsese y Coppola:

«Estamos en el negocio de... primero de todo, estamos en el negocio de hacer dinero y somos un negocio rentable.»

¿Mi opinión?

No hace falta llegar al extremo de decir que las películas de Marvel no son cine o son despreciables para estar de acuerdo en esto: por lo general, el cine de Marvel es blando, no arriesga y se dirige a un público juvenil. Lo cual es estupendo, por supuesto, pero para mí sale perdiendo cuando lo comparo con los cómics en los que se basa todo este universo cinematográfico. En una película de Marvel no vamos a ver al presidente de EEUU como el villano del Capitán América. En una película de Marvel no vamos a ver opiniones controvertidas (sobre religión, política, etcétera) como en los cómics. En una película de Marvel no vas a ver las drogas o los guiños sexuales que sí has leído en los cómics.


Vistas las películas hechas hasta ahora, tampoco tiene pinta de que pretendan marcar un antes y un después en la forma de contar historias. Pienso en lo que la Patrulla Condenada o el Animal Man de Grant Morrison significaron, en el Sandman de Neil Gaiman, en cómo John Byrne dibujó un cómic de Alpha Flight con cinco páginas de viñetas en blanco, en cómo Walt Simonson hizo otro de Thor en el que todas las páginas eran splash pages, en cómo Jim Starlin mató al Capitán Marvel de cáncer en vez de durante una rutinaria gran pelea cósmica... En los cómics, el protagonista de una entrega puede ser un secundario sin poderes, como cuando Frank Miller hizo que Foggy Nelson eclipsase el protagonismo de Daredevil. Te puedes leer una historia en la que no haya escenas de acción, una historia en la que lo importante sea el análisis psicológico o también otra en la que los autores parodien su propio trabajo.

Otro pequeño ejemplo que me viene a la cabeza: no creo que algo comparable al desarrollo psicológico que Peter David hizo de Hulk se vaya a ver alguna vez en el cine. David no sólo respetó las primeras ideas que otros guionistas habían plantado sobre la psicología de este personaje, sino que profundizó en ellas para construir su Profesor Hulk, el Hulk integrado. En el cine, sin embargo, creo que lo máximo que veremos será el chiste, a un Hulk con gafas que sale de la nada por conveniencia del guión.

Por establecer algún paralelismo, creo que sería como preguntarse si Marvel tiene intención de hacer películas que imiten a los capítulos más creativos de Buffy, cazavampiros (1997-2003). Quiero decir, ¿alguien se imagina que Marvel vaya a sacar una película en blanco y negro? ¿O un musical que esté dentro de la continuidad? ¿Una película muda, o una en la que no haya ningún villano al que derrotar? ¿Una película con una estructura desordenada como Pulp fiction (1995) o Memento (2000)? ¿Una película en la que la banda sonora no la toque una orquesta sinfónica? (Sobre esto último, precisamente es una de las cosas que diferenciaba un poco a Iron Man). Yo diría que no, porque ir en estas direcciones sería un riesgo económico.

Tampoco vamos a ver una película con opiniones controvertidas (por llamarlas de alguna forma) en parte porque tienen que estar aprobadas por la censura china. Recordemos que, por lo que sea, en el cine el Doctor Extraño nunca fue al Tíbet. Por eso tampoco va a haber en estas películas un reflejo honesto de la comunidad LGTBI, porque China no lo va a permitir, del mismo modo que ese gobierno tiene vetados a actores que se posicionaron en su momento en defensa del Tíbet, como Richard Gere.

Me gusta especialmente Spider-Man: Un nuevo universo (2018) porque es la demostración de que se pueden hacer películas para niños que sean un poco arriesgadas, que innoven al menos en algunos aspectos. Entiendo que una parte importante de los beneficios viene de vender productos derivados, merchandising y juguetes de Happy Meal. O lo que es lo mismo, que el público que la productora Marvel necesita es el juvenil, pero eso no debería impedir que se produzcan películas que sean algo más.

Los que leemos cómics no estamos por encima de los que han conocido a estos personajes a través del cine, pero sí creo que sabemos que es posible llegar mucho más lejos. No tiene sentido conformarse con una forma burocrática de fabricar cine al servicio del gran capital (recordemos, el CEO de Marvel fue un importante patrocinador de Donald Trump). El cine de Marvel no es malo, funciona entre el gran público y enriquece a los que trabajan en ella y a los accionistas, aunque sospecho que no a los creadores originales de los personajes). No estoy en contra de que Disney continúe produciendo películas que buscan la rentabilidad cómoda, pero me gustaría que en algún momento también empezase a ofrecernos lo que hace que nos gusten los cómics, unos contenidos que reten a nuestras expectativas.

4 comentarios:

Lord_Pengallan dijo...

En este debate se olvida contextualizar. Todo el mundo se fija en las palabras y no en quien las dice. Muchos son viejos, muchos fueron activistas dalgún tipo aunque fuese del cine de autor como Scorsese y Coppola y muchos no han leído cómics o no lo han hecho desde la adolescencia. Está claro que hablan sin saber o a partir del estereotipo sobre los cómics que sigue siendo el mayoritario entre los mayores de 40: infantiles. O sea, no hablan exactamente de las pelis, casi todos reconocen haber visto 2 o menos, sino de su idea de lo que es una. Pese a eso he de decir que estoy de acuerdo con ellos aunque la mayoría de sus razones son filias personales entre las que está el que no les producen pelis porque las suyas no se parecen a la de los superhéroes. O sea, no son razones. Yo no he visto ninguna porque no son las pelis que yo quiero ver. Son productos para consumo masivo así que no tienen alma y yo por eso no voy a un cine. En ese sentido mencanta la declaración que pones del de Disney callando la boca a los defensores de las pelis infantiles de masas. Esa corporación no hace pelis sino dinero. De todos modos alguien debería decirle que si lo hace por esa razón al final es China quien decide. Ese es el problema del capitalismo actual: vivir de adular la parte irracional de su público... Viendo lo que dice Proyas se me ocurre que igual los Superhéroes es el nuevo Peplum, como este ya no es posible por la desconexión del gran público con lo clásico... De todos modos es pronto para saber si es una moda o no, si lo fuese debería acabarse antes del 2025 y de momento no se aprecia decadencia. El Joker muestra que hay otras formas de explotar el género que lo puede hacer perdurar cuando la fórmula industrial canse a una parte importante de la audiencia para la que el Cine sólo es entretenimiento vacuo y artificioso. En fin, yo estoy contigo y Hawke, los cómics son mucho mejores y en ese sentido es una pena para el Cine, pero si sólo se busca a las familias y a los infantioloides...

Ismael dijo...

Por fin alguien apunta la imposibilidad de comparar el auge y desfallecimiento del western con las producciones del subgénero superheroico. A esperar por el próximo recopilatorio de declaraciones, aunque no creo que lleguen a mayores profundidades.
Pero me extraña que no exista quien sea capaz de sacar tajada de estas pelis sin pagar por ello. (Hasta las parodias han sido pocas y malillas.) Por ejemplo, me molaría ver una peli de Ken Loach protagonizada por un dibujante británico que se sintiese quemado por dibujar para el mercado estadounidense. Otra de época protagonizada por un dibujante negro, una mujer, un mexicano... Y creo que existen suficientes situaciones reales como para alimentar una comedia del más sencillo despiporre que se ambientase en la producción de una peli se superhéroes y todo lo que las rodea. Abarcando desde los procesos de negociación a los problemas de los distintos palos creativos que pueden llegar a intervenir en una de estas películas. Hasta la locura que puede haber tras su recepción, boicots, racismo, manipulación informativa.
Yo no les encuentro el gusto como pelis de aventuras ni de acción. Y las he visto a pares. Se me hace que el acercamiento a los personajes siempre resulta demasiado genérico para alguien que los conozca sin sentir hacia ellos algún tipo de adoración especial. Incluso así la fiebre debería pasársele a uno visto como vuela o sonríe su personaje favorito; se acople más o menos la caracterización cinematográfico a la de la historieta. La mayoría de pelis padecen además de una estructura deslazabada, tipo Guardianes de la galaxia, o Vengadores, y las que se libran de ello son enteramente infantiles. Por lo demás, tampoco la acción destaca más que por una imitación de las confrontaciones de los tebeos. Y muy limitada por los efectos especiales. Que siempre caducarán, como en el cine de catástrofes.
A mí ese cine es el que más se le parece el de supers. Y quizás El señor de los anillos y Piratas del Caribe acaben siendo enmarcadas dentro del cine de superhéroes dentro de veinte años.

Lord_Pengallan dijo...

Isma tus ideas de pelis me parecen muy atractivas. Igual tienes razón con eso de los catástrofes, ese cine aparece o en momentos daburrimiento como a finales del siglo pasado o en momentos de crisis como este questamos viviendo. Igual la gente le llama la atención esto porque necesita pensar que alguien les salvará del posible futuro negro que nos espera...

Peúbe dijo...

>>>Por lo demás, tampoco la acción destaca más que por una imitación de las confrontaciones de los tebeos. Y muy limitada por los efectos especiales. Que siempre caducarán, como en el cine de catástrofes.>>>

Eso es algo que pienso mucho. No sé si estas películas van a poder sobrevivir 20 años, o van a envejecer de golpe en algún momento. Mientras el friki da palmas porque las adaptaciones son/parecen más fieles, el corazón de estas películas en realidad suena desfasado. Vuelvo a insistir con el colectivo LGTB: que lo más moderno que puede ofrecer el cine de superhéroes es que hay heroínas de acción es preocupante. Eso era revolucionario hace 30 años, actualmente está totalmente asumido, no rompe ninguna barrera. ¿Cuánto han tardado en sacar un superhéroe negro? Si con estos aspectos tan asumidos socialmente han tardado tanto, imagina el miedo a tratar otro tipo de temas sociales en Marvel.

Sobre hacer una película sobre las tripas de Hollywood... Me encantaría, pero lo veo más carne de libro o cómic. En Hollywood, perro no come perro. No veo a ningún estudio ni ningún director arriesgándose a hablar con claridad de estos temas, porque no se han hecho películas sobre un tema así nunca, ¿puede ser? Lo más cercano es Birdman, y el fan de Marvel se lo tomó a mal.