miércoles, 9 de noviembre de 2016

Gringos locos (Yann y Olivier Schwartz)


Existe una historia poco conocida del cómic francobelga: en 1948 los dibujantes Jijé, Morris y Franquin (creadores de Spirou, Lucky Luke y Tomás el gafe respectivamente) viajaron por EEUU de costa a costa en coche para llegar a los estudios Disney. Querían ser contratados como animadores, pero después de muchas peripecias sus planes quedaron frustrados. El guionista Yann llevaba mucho tiempo queriendo reconstruir en un cómic este relato a partir de las divertidas e imposibles anécdotas que le habían contado Franquin y Morris en vida. Creo que ésa es la debilidad de este guión. La estructura del cómic está enfocada a recopilar el mayor número posible de ellas. Esta intención hará las delicias de quien conozca a los personajes de estos autores o a sus autores, pero no es tan atractiva para quien se acerque a este cómic sin esas lecturas previas. No se trata de un cómic con un mensaje universal, sino enfocado al público de "expertos" en la materia. En lo que todos los lectores estarán de acuerdo es en que el dibujo sigue la línea de dibujo francobelga: es de una calidad tremenda.

Un tema aparte es los extras que no sé si estarían en la edición francesa. El tomo contiene al final una colección de declaraciones de los hijos de Franquin y Jijé que ponen en duda la absoluta fiabilidad de la descripción que hace este cómic de los dibujantes y de su aventura. El guionista defiende sus decisiones con la frase: "Cuando la leyenda es más bella que la realidad, imprimimos la leyenda". El lector puede opinar sobre los límites de ese principio gracias a estos extras.