miércoles, 27 de mayo de 2015

El día del juicio (Alan Moore, Rob Liefeld, Gil Kane)


En Supreme ya me había enfrentado a esa extraña mezcla entre los complejos guiones de Alan Moore y los dibujos descuidados de la generación Image, pero aún así no me esperaba en absoluto lo de este tomo. El mismísimo Rob Liefeld en persona destroza con sus garabatos la mayoría de las páginas de este cómic, que aún así creo que merece la pena tanto por el resto de dibujantes como por, lógicamente, Alan Moore. A partir del juicio a un miembro de Youngblood, acusado de asesinato, el guión forma un puzzle que tiene como objetivo jugar con el metalenguaje (los "retcon"), el destino y que le vuelve a dar vueltas a aquello del "espacio idea" que aparecía en Supreme. El dibujo de la última parte del tomo queda en manos únicamente de Gil Kane, un artista clásico del cómic de superhéroes al que Alan Moore le hace un cariñoso homenaje, casi a la altura del que le hizo a Jack Kirby en Supreme. Como tomo suelto para un lector casual, me cuesta recomendarlo, pero el lector que haya disfrutado con Supreme (cuarta vez que lo menciono en esta reseña) debería poner este tomo junto a esa colección.