lunes, 6 de febrero de 2017

La virgen roja (Mary M. Talbot y Bryan Talbot)


La Comuna de París fue un periodo político breve (dos meses de 1871), pero que sigue siendo recordado por lo que significó para la revolución social. En sólo dos meses la ciudad aplicó medidas autogestionarias y progresistas como la colectivización de fábricas abandonadas o la laicidad del Estado. Una de las personas que estuvo al frente de esta lucha fue la profesora de escuela Louise Michel, la protagonista de este cómic. Tanto durante esos años como después, cuando fue deportada a Nueva Caledonia durante siete años, y de nuevo a su regreso a Francia, Louise Michel fue una destacada activista anarquista. Por ello fue perseguida por el gobierno al mismo tiempo que el pueblo francés le mostraba su apoyo.

Este activismo tenía como objetivo acercar la sociedad de su época a alguna de las utopías socialistas y científicas que se habían hecho populares en los libros de ciencia ficción de la época, como la de Mirando atrás, de Edward Bellamy, o Dellas, de Charlotte Perkins Gilman. Era otro tipo de ciencia ficción, contestataria, comprometida con la sociedad de su momento, no un escapismo para pasar el rato.

La virgen roja tiene puntos en común con Sally Heathcote: Sufragista. También está basado en sucesos históricos, centra su atención en un protagonista femenino y tiene un tema principal igual de político. Con La virgen roja Mary M. Talbot ha ganado en claridad, no aturde con tantos datos como en su anterior cómic, pero tal vez no transmita tanta pasión. Un cómic muy recomendable, de todos modos.