martes, 13 de diciembre de 2016

El solar (Alfonso López)


Con El solar Alfonso López está proponiendo una forma de recuperar los personajes de Bruguera para el público actual. Ya que no son un reflejo de la realidad social de nuestra época (ni podrían serlo aunque se intentasen actualizar), se pueden utilizar para hablar sobre los primeros años del franquismo, igual que ya hizo este dibujante en su momento con el genial Estraperlo y tranvía. Hay parecidos con aquel cómic, pero también diferencias. Es más pequeño pero con más páginas, y el dibujo es más suelto y de colores más oscuros. La trama se ambienta cinco años antes, en pleno aislamiento internacional, en una España más miserable y necesitada. Tal vez para compensar, el guión busca más el chiste y la réplica ingeniosa.

Pepe Gazuza, una parodia de Carpanta, y Petro, parodia de la criada Petra, viven dos historias de amor en principio independientes que acaban estando conectadas a través de una trama de espionaje internacional que involucra a nazis, americanos, comunistas y andorranos. Por el camino se cruzarán con un buen grupo de secundarios basados en personajes de Escobar, como Zipi y Zape, Blasa, portera de su casa, y Doña Tomasa (la de Doña Tomasa, con fruición, va y alquila su mansión), junto con otros personajes de Bruguera, de otras editoriales de tebeos de la época y también personajes históricos.