jueves, 19 de abril de 2012

El Green Lantern de 1940 - Primeros años y la 2ª Guerra Mundial

Las historias de Green Lantern consistieron en sus primeros años en enfrentamientos con delincuentes y crímenes relativamente comunes. Eran ingeniosos casos de detectives y serie negra que involucraban a gángsters y chantajistas, ladrones, carteristas, empresarios sin escrúpulos, políticos corruptos, maltratadores, etc. Eran cómics bastante duros y dramáticos con una relativa crítica social (contra el esclavismo, el maltrato animal, el racismo, la intolerancia religiosa…) y bastantes grises morales. Los únicos elementos que se salían del tono pulp eran el colorido y la fantasía de los superpoderes y el humor tontorrón de Doiby.

Igual que el Hombre Enmascarado, Green Lantern dejaba una impresión
de su anillo en la cara de los malvados al darles un puñetazo

Con el paso de los años los cómics se dulcificarían y tendrían un tono de cuento, se centrarían en personajes imposibles con una característica exagerada: el hombre que siempre estuvo de buen humor, la persona que siempre fue la primera en todo, etc. No tengo muy claro a qué guionista se debe este cambio de actitud.

Entre 1942 y 1945 la influencia de la Segunda Guerra Mundial aunque no fue exagerada sí se hizo evidente. Un par de números de la colección Green Lantern mostraron a Alan Scott y a Doiby Dickles alistándose en el ejército para luchar directamente contra el ejército nazi, mientras que hacia al final de la guerra comenzaron a aparecer mensajes más insistentes en estas revistas: acompañamientos de una o dos páginas en los que se hacía propaganda (ahorrar papel, comprar bonos…), pareados al final de cada página con más mensajes patrióticos, o incluso publicidad para comprar bonos dentro de las propias viñetas (parecida a la de los chicles Dunkin de los tebeos de Bruguera). En una ocasión se publicó una historia breve de nazis quintacolumnistas y en otro número Alan Scott tuvo que realizar un programa de radio especial dedicado a la guerra. En cualquier caso, aparecieron muchos menos nazis en estos cómics que comunistas en las historietas de Marvel escritas por Stan Lee.


Publicidad para comprar bonos de guerra
 Publicidad para reciclar papel
Rimas propagandísticas, cada una al final de una página de un cómic.
Un ejemplo: "Las latas en un montón de basura es otra forma de decir ¡Heil!"

La aparición de elementos que ahora consideramos típicos de los superhéroes son escasísimos en estos primeros años. No es hasta 1943 cuando Green Lantern se enfrenta con un villano de ciencia ficción al viajar al año 3042 (pasará mucho tiempo hasta que una ciencia ficción tan descarada vuelva a aparecer por la serie) y hasta el Comic Cavalcade #13 (invierno 1945) yo no hablaría de “supervillanos”. En este número tiene lugar el regreso de Solomon Grundy, un zombi creado por Alfred Bester y Paul Reinman en el All American Comics #61 que está formado por plantas y madera… y por tanto es invulnerable al poder de anillo verde. Al volver a la vida, cuando unos criminales le preguntaron por su nombre, respondió diciendo que sólo recordaba la frase “nacido un lunes”, por lo que le bautizaron con el título de la canción infantil que contiene ese verso:

Solomon Grundy,
Nacido en un lunes,
Bautizado el martes.
Casado el miércoles.
Enfermó el jueves.
Empeoró el viernes.
Murió el sábado.
Enterrado el domingo.
Ese fue el fin.
De Solomon Grundy

Una pelea de “espadas láser” en el Green Lantern #7, una de
las escasísimas historias de ciencia ficción de este personaje

El invencible Solomon Grundy

Por otro lado, el primer malo disfrazado de manera extravagante sería el Lagarto, un pirómano que sólo actuaba en días de lluvia, en el Green Lantren #16 (verano de 1945). Sin embargo, lo cierto es que antes que Solomon Grundy ya habían aparecido otras mentes criminales que no caerían en el olvido en las siguientes décadas.

Uno de los supervillanos más importantes de DC, Vandal Savage, hizo su primera aparición en el Green Lantern #10 de 1943, escrito por Alfred Bester y dibujado por Martin Nodell. En este cómic se desvela que hace un millón de años esta persona era sólo un cromañón cualquiera que recibió los efectos de un extraño meteorito que cayó en la Tierra. Comprobó que se había vuelto inmortal por lo que a lo largo de las eras adoptó las identidades de Keops, Julio César, Gengis Khan… para después ser consejero de Felipe II de España (en el incidente de la Armada Invencible), de Napoleón y de Bismark. Gracias a que tiene un millón de años de experiencia su inteligencia es superior a la de cualquier otro individuo y, ya que en la actualidad se encontraba muy aburrido, decidió utilizarla para derrocar la democracia de EEUU y gobernar como dictador. Puso a Green Lantern en serias dificultades al descubrir su identidad secreta y sus debilidades pero aún así el héroe le consiguió detener.

Primera página de Vandal Savage, con su orejitas picudas

Un personaje más interesante que Vandal Savage sería el Gambler (Green Lantern #12, 1944), un villano que, al estilo de los de Batman, está obsesionado con hacer apuestas y asumirlas incluso si las pierde. Además de eso también es un experto del disfraz tan bueno como el Joker, algo que demuestra en una ocasión disfrazándose de Doiby Dickles para escapar de la cárcel. Steve Sharpe era un chaval que después de graduarse en el instituto le pidió a una chica el matrimonio, a lo que ella le respondió con una negativa porque no quería que él fuese tan apostador como su padre y su abuelo. Sin embargo, poco después se la encontró saliendo con un amigo suyo que había ganado mucho dinero en unas apuestas. Totalmente deprimido esa noche provocó accidentalmente que un coche blindado se estrellase contra un árbol con lo que de algún modo llegó a la conclusión de que debía de aprovecharse de la suerte que se le presentase por delante. Se llevó el dinero que pudo del camión y a partir de entonces vivió una vida criminal imitando la arriesgada vida de su abuelo.


Otro villano curioso es Cooley, un leprechaun influido seguramente por el Mr. Mxyzptlk de Superman (de 1944) que aparece únicamente en dos números, el All-American Comics #70 y el #74 (1945). Traído desde Irlanda en avión por accidente, el primero que lo encuentra es un gánster que intenta que lo ayude a cometer crímenes al mismo tiempo que este duende cree erróneamente que Doiby es su tío. Cuando Alan Scott detiene a la banda decide utilizar su anillo para congelarlo y decorar con él su chimenea para evitar que divulgue su identidad secreta en público. Su segunda aparición tiene un guión similar, pero termina con el regreso del leprechaun a Irlanda.

Continúa en: El Green Lantern de 1940 - Decadencia, supervillanos y cancelación