jueves, 6 de octubre de 2011

Batman, la serie de TV de 1966: las dos primeras temporadas

El 12 de enero de 1966 a las 19:30 la voz de William Dozier presentaba la ciudad de Gotham a los espectadores poco antes de que el Acertijo atentase contra la República de Moldavia. El comisario Gordon y el teniente O’Hara asumían su incapacidad para enfrentarse de nuevo a este criminal, por lo que decidían pedir una vez más la ayuda del enmascarado con el que contactaban a través de un teléfono rojo. En la mansión Wayne el mayordomo Alfred descuelga el aparato y llama a Bruce y a Dick Grayson, que justifican su ausencia a tía Harriet con la excusa de que “van a pescar”. Bruce coge el bat-teléfono, acepta inmediatamente la llamada de Gordon y levanta la cabeza del busto de Shakespeare que tiene en la mesa. Al pulsar el botón oculto en su cuello se abre una estantería al fondo del despacho, detrás de la cual se encuentra el acceso a la bat-cueva a través de dos barras de bomberos. Al caer por ellas empieza a sonar la inolvidable melodía de la serie (compuesta por Neal Hefti) acompañada de un fragmento animado basado en la estética de los cómics de la época.


Éste será al comienzo básico de casi todos los capítulos. Después de la cabecera, Batman y Robin llegarán al despacho del comisario Gordon donde empezarán a sorprender a los policías con sus (absurdas) deducciones de las pistas que dejan los villanos tras de sí. El enfrentamiento final con el enemigo de cada capítulo y sus matones consistirá en una coreografiada pelea de buenos contra malos con grandes onomatopeyas ocupando toda la pantalla.




En el primer capítulo Batman bailó el icónico batusi, una parodia del entonces popular y playero
"watusi”. Fue una improvisación de Adam West, que comprendía perfectamente la esencia de la serie.

La estructura propuesta por Dozier consistía en capítulos semanales de una hora, pero fue modificada por la ABC a dos capítulos de media hora, con un cliffhanger (una situación tensa que necesita resolución) al final del primer capítulo que era continuado al comienzo del segundo. De ese modo, durante dos años la voz de William Dozier, que hacía las veces de narrador, llamaba en la noche de los miércoles al público a regresar al día siguiente “a la misma bat-hora en el mismo bat-canal” para descubrir la ocurrente resolución a la trampa mortal que atrapaba al Dúo Dinámico. Estos cliffhangers unidos a la figura del narrador servían de homenaje a los seriales cinematográficos que de algún modo habían servido de inspiración para crear esta serie.

A pesar de las dudas de la compañía y el fracaso de los test de audiencia el público respondió de manera totalmente entusiasta: en la primera temporada los capítulos llegaron a tener un 55% de share, situando mes a mes esta serie entre los diez programas más vistos de la semana. El merchandising masificaba todas las tiendas (objetos de lo más variado y ridículo), y las ventas de cómics alcanzaban el millón de ejemplares por número. Los niños adoraban la serie y a los adultos les hacía bastante gracia (de hecho dos terceras partes del público superaba los 8 años). El mismo año del estreno fue nominada a los Emmys a mejor edición de sonido, mejor comedia y mejor actor de comedia para Frank Gorshin como el Acertijo.

Batman fue tan popular que por fin un superhéroe
apareció en la portada de la revista Life


Se convirtió en tal éxito que los hijos de grandes actores lloraban a sus padres para que saliesen en la serie interpretando villanos o haciendo algún cameo hablando con Batman mientras subía por la pared de un edificio. Se cuenta que había una lista de 270 celebridades que hubiesen dado cualquier cosa por un papel en la serie. Entre los que no lo consiguieron se encuentran nombres como Cary Grant, Natalie Wood, Frank Sinatra, Gregory Peck o Liz Taylor, mientras que entre las celebridades que sí hicieron un cameo están Sammy Davies Jr., Jerry Lewis, Dick Clark, Green Hornet y Kato (Van Williams y Bruce Lee), Bill Dana, Howard Duff, Werner Klemperel, Ted Cassidy interpretando a Lurch (La familia Adams), Andy Devine (como Papá Noel), Art Linkletter, Edward G. Robinson, Susie Knickterbocker y Carpet King.

Para mantener el humor camp de la serie no se tapaban los hilos que
sujetaban las capas mientras "trepaban" por la pared.

Durante la serie Robin llegó a decir 352 veces la frase "¡Santo (...), Batman!" Por
ejemplo, "¡Santa caja de sorpresas, Batman!", "¡Santo puré de patatas, Batman!",
etc. Los cómics empezaron a copiar esa coletilla durante el tiempo que duró
la serie y aún hoy sigue siendo inseparable del personaje.

Tal vez sea sólo una broma, pero se comenta que las escenas donde se veían villanos
la cámara se “doblaba” (“crook” en inglés) porque en ellas aparecían sinvergüenzas (“crooks”).

Entre los mayores atractivos estaba sin ninguna duda el plantel de actores para interpretar a los villanos. Entre los más populares se encontraban la despampanante Julie Newmar como Catwoman (con un traje muy sexy que no se basaba en los cómics, afortunadamente), Frank Gorshin como el Acertijo (era el personaje favorito de Semple Jr.), Burgess Meredith como el Pingüino (el villano más recurrente en la serie) y César Romero como el Joker (que no quiso afeitarse su característico bigote, por lo que fue maquillado sin mucho éxito). Muchos villanos relacionados con otros superhéroes acabaron apareciendo en la serie (el Arquero y The Puzzler, de Superman, éste último en sustitución del Acertijo de Frank Gorshin; y el Rey Reloj, que provenía de las páginas de Green Arrow), villanos de Batman que habían pasado sin pena ni gloria recibían algo de aire fresco (Mister Frío), e incluso llegaron a crearse nuevos villanos para la serie que llegarían a ser utilizados en las propias historietas (el Rey Tut sería adaptado en 2009 a los cómics, es decir, las influencias de la serie se siguen notando incluso ahora). Es muy llamativa la ausencia de Dos Caras, aunque parece que su aparición estaba planeada para una cuarta temporada que nunca existió y se proponía a Clint Eastwood para el papel.

Julie Newmar disfrutó su papel: excepto en películas de serie B una mujer
no podría haber interpretado un personaje tan retorcido y malvado.

Frank Gorshin sería consciente del éxito de su papel y acabaría pidiendo más dinero.
Los productores decidieron cambiarle por John Astin en la segunda temporada.

Esta serie definió completamente al Acertijo. A Gorshin sus mallas le parecían incómodas,
por lo que pidió que se las cambiaran por un traje con corbata.

Burgess Meredith bordó el papel del Pingüino. Su influencia
se nota aún hoy tanto en el cine como en los cómics.

Curiosamente el Joker no fue de los villanos favoritos de la serie.

Otto Preminger interpretando al segundo Mister Frío. Actores
de primer nivel para una serie de aspecto infantil (la verdad es
que la señorita de la foto tiene de todo menos de infantil...)

Al finalizar la primera temporada y en espera de la segunda, se estrenó en el verano de 1966 una película con el mismo reparto (a excepción de Julie Newmar como Catwoman, que fue sustituida por Lee Meriwether). Había sido planeada inicialmente como presentación de la serie, pero el apresurado estreno de los primeros capítulos en la temporada media lo hizo imposible. La película no consiguió una gran taquilla pero amortizó su inversión en los reestrenos, con la distribución en formato doméstico, sirviendo para promocionar la serie en el extranjero y para costear la construcción de un bat-cóptero, una bat-moto y una bat-lancha. La trama unía a los cuatro villanos más populares (Acertijo, Pingüino, Catwoman y Joker) que querían eliminar a los altos mandatarios de la ONU. En la memoria quedan las gloriosas escenas de Batman espantando a un tiburón utilizando un “repelente para tiburones” y la carrera de Batman por el puerto de Gotham con una gran bomba esférica a punto de explotar encima de su cabeza.

Lee Meriwether sustituyó a Julie Newmar en la película porque ella
se encontraba rodando en ese momento El oro de Mackenna.

El mejor sketch de la historia del cine

En la segunda temporada se mantuvo el esquema de dos capítulos de media hora y se añadieron nuevos villanos al extenso reparto. Vincent Price interpretaba al inteligente Cabeza de Huevo, Julie Newmar regresaba a su papel de Catwoman y John Astin sustituía a un Frank Gorshin que pedía un aumento de sueldo debido a su nominación al Emmy. Bill Finger, el co-creador de Batman, fue contratado para que escribiese capítulos como el del Puzzler, y Batman acabó compartiendo pantalla con unos invitados muy especiales: el Avispón Verde y Kato, protagonistas de otra serie producida por Dozier y ABC. El éxito de la serie se mantenía elevado, pero empezó a apagarse poco a poco durante esta temporada.

Vincent Price como Cabeza de Huevo

Victor Buono interpretó al rey Tut. En una entrevista declaró: "Batman me
permitió hacer lo que a los actores nos enseñan a no hacer nunca, sobreactuar".

(Continúa en Batman, la serie de TV de 1966: los cómics y los imitadores)

¡No te pierdas nuestro próximo post el miércoles que
viene, a la misma bat-hora, en el mismo bat-blog!

2 comentarios:

Birobiro dijo...

bueniiiisimo!!

Anónimo dijo...

genial todo esto!!