martes, 5 de octubre de 2010

“Capitán América” de Steranko, el abortado sueño de un fan (Febrero-Mayo 1969)



Después de un trabajo de encargo aceptado a regañadientes, Jim Steranko pasó a ocuparse de la colección de sus sueños. Jack Kirby estaba dejando las colecciones que había empezado (Avengers, Hulk, X-men, etc.) en manos de otros capaces autores para dedicarse a sus grandes trabajos, que eran los Cuatro Fantásticos y Thor (mutilado por el incompetente entintador Vince Coletta). Steranko, que llevaba mucho tiempo pidiendo escribir y dibujar esta serie, recibió por fin luz verde

Impresionante ilustración de Steranko para un Marcel Comics Index


Para empezar, siguiendo el consejo de Stan Lee, introdujo a Rick Jones (1) como el nuevo Bucky del Capitán América (cuyo nombre de civil es Steve Rogers). Bucky, o Bucky Barnes, era un joven enmascarado que acompañaba al Capitán América en sus aventuras durante los años 40. Con el regreso de Steve Rogers salido de los hielos del Atlántico en Avengers #4 (Mar 1964) se descubrió que Bucky había muerto durante la última misión antes de que fuese congelado. Desde ese momento la personalidad del Capi se caracterizó por sentirse desplazado en una sociedad moderna a la que no estaba acostumbrado, y el sentimiento de culpa por la muerte de su compañero. Por tanto, Rick Jones disfrazado de Bucky sería el primer toque de atención que sufriría Steve Rogers para empezar a aceptar su pérdida.

La primera página de Steranko en el Capitán América.
Como no había otra cosa de la que quejarse,
los lectores criticaron que el Capi fumase.
El nuevo Bucky. Micro-viñetas décadas
antes de que Chris Ware las sobreexplotara.

Como es evidente, Rick llegaría hasta Steve Rogers después de un breve enfrentamiento de éste con Hulk. Y como el verde llama al verde, estos tres números consistirían en otro enfrentamiento contra Hydra, liderada tras la muerte del baron Strucker por Madame Hidra. Si anteriormente hemos visto sus planes rocambolescos para dominar el mundo, esta vez Hydra se contentaría con matar al Capitán América. Algo que le vendrá de perlas al conocido también como Centinela de la Libertad para sus propias maquinaciones.

Recientemente la identidad secreta de Steve Rogers había sido desvelada públicamente, algo que como iría comprobaría poco a poco le estaba perjudicando: los villanos que querían atacarle simplemente tenían que ir a su puerta y llamar. Por eso ingenió un curioso plan que consistía en fingir su muerte a manos de Hydra en el puerto, y que del mar saliese su disfraz y una máscara de látex con el rostro de Steve Rogers. De este modo el mensaje era evidente, Steve Rogers era otra máscara más para proteger la identidad del Capitán América (2).

La imponente Madame Hydra. Ya que los censores
le tapaban el escote a las chicas que dibujaba en Nick Furia,
aquí Steanko la taparía hasta el cuello.
Espejito espejito...
El Capi en las alcantarillas. A Steranko también le gustó "El tercer hombre"

Si os parecen demasiadas dobles páginas esperad a leer Atmósfera Cero.

Con esto tenía lugar la primera muerte del Capitán América en la historia de los cómics, un recurso que sería repetido continuamente hasta nuestros días con el final de Civil War (Captain America vol. 5 #25). Esta aparente defunción acabaría con su regreso/resurrección durante una orgía de violencia en un cementerio, después de la cuál Steve Rogers le explicaría todo el misterio al apesadumbrado Rick Jones.

Un Nick Furia que siempre se ha parecido físicamente
al propio Steranko despide con un discurso al héroe caído.

El Capitán América vive, Nick Furia muere (metafóricamente).

Uno contra veinte. Steranko imita a Frazetta.

Después de lo que hemos visto de Jim Steranko en los últimos números de Nick Fury: Agent of SHIELD podríamos temer que el dibujante siguiese con ese tipo de historias donde el argumento fuese un fino hilo en el que sujetar una colección de magníficas ilustraciones. Afortunadamente no es así. Aunque continúa probando recursos, la acción vuelve a ser la parte central de sus historias. Se permite experimentar con la forma de las viñetas, utilizando tanto recuadros microscópicos como vilñetas que se ajustan a la silueta de los personajes. Los héroes se retuercen en imposibles posturas para dramatizar la acción lo máximo posible.

Para algunos dibujantes esa primera viñeta fue inolvidable

Si ese BOOM no os sorprende tendríais que volver a mirarlo

Pantallas de televisión. Luego vendrían Neal Adams
y Frank Miller a llevarse el mérito de usarlas en sus cómics.

Como si fuese su seña de identidad, Steranko continúa con sus splash-pages, imitando la épica de Frazzeta o el surrealismo Salvador Dalí. También desarrolla una página basada en un recurso inédito, una página sin narración. La primera página del Captain America #111 no tiene un orden de lectura preferente, el lector se puede desplazar de viñeta a viñeta eligiendo él mismo su propio orden, captando el caos de sensaciones de la situación, hasta llegar a la frase final: “Mañana vives, hoy muero”.



El somnífero que producía alucinaciones al estilo Dalí.
La incomprensible tarjetita luego tendrá razón.

Si hablamos de Steranko y Stan Lee, hablamos de intromisión editorial. Para empezar, como ya hizo en Nick Fury: Agent of SHIELD, Stan dudaba de la capacidad de Jim para entregar a tiempo, por lo que pidió a Jack Kirby que dibujase un número de relleno para el Captain América #112 por si las moscas (3). Esta vez la relación fue menos amistosa que con Nick Fury. Después de sufrir la desconfianza de Stan Lee, dejó la colección y ni siquiera se planteó la posibilidad de seguir colaborando con portadas. Entregó las páginas del Captain America #113 y se fue. Pero no iba a acabar ahí la cosa. La portada que Steranko presentó era demasiado fuerte para lo que permitía el código de autocensura, por lo que tuvo que entregar otra diferente (e igual de buena).



Las portadas de la etapa de Steranko
La portada rechazada para su último número

De modo que Steranko se encontró con la desilusión de no haber podido desarrollar el personaje como había querido. Trabajó en apenas tres números en los que Rick Jones ocupó un espacio que podría haber sido aprovechado para otras ideas. Y realmente introducir al nuevo compañero del Capi no había servido para nada, ya que a los pocos meses de irse Steranko sería sustituido por el afroamericano Halcón.

El problema estaba en que Steranko se movía ahora por colecciones con buenas ventas, en las que el editor siempre estaba husmeando. Era hora de volver a empezar sigilosamente desde abajo.

¡Atención! ¡Peligro al frente!

Notas:
(1)Rick Jones es un adolescente huérfano que fue salvado por Bruce Banner de la explosión atómica que, sin embargo, le convirtió a él en Hulk.
(2)Aunque es una idea ingenua y retorcida, al menos estaba pensada para solucionar un problema que tenía la serie. Cuando Stan Lee repita el recurso en los Amazing Spider-man #106-107, lo hará con mucha menos gracia.
(3)Parece ser que Kirby recibió un viernes el encargo de dibujar las 20 páginas para el siguiente lunes, y así lo hizo.