viernes, 27 de septiembre de 2013

Series de TV de acción real de Marvel Comics

Spidey Super Stories

La primera serie de acción real basada en personajes de Marvel la protagonizó su superhéroe más popular, Spiderman. Consistió en 33 breves sketchs de 3 minutos y medio en las temporadas 4 a 6 (1974-1977) de The Electric Company, un programa educativo y de humor que duraba media hora, dirigido a niños de 5 a 10 años. En cada entrega de la sección del trepamuros hablaba de sufijos, prefijos, sonidos... El bailarín y marionetista Danny Seagren interpretó este papel mientras que el resto de actores del programa se encargaban de los villanos y secundarios. Spiderman era mudo, sus frases aparecían en bocadillos de pensamiento encima de su cabeza, y en ningún momento apareció Peter Parker en la sección.

Para aprovechar la difusión de la serie Marvel editó una colección de 57 números (entre 1974 y 1982, continuaron saliendo a pesar de la cancelación del programa) e incluyó breves historias dentro de la revista Electric Company Magazine. Se trata de cómics sencillísimos de leer, dirigidos al mismo público de la serie. Al mismo tiempo que ayudaba a los niños a mejorar su lectura Marvel podía introducirles dentro del universo superheroico de la editorial.






The Amazing Spider-Man

Parece que el final de Spidey Super Stories coincidió con el inicio de cuatro nuevas series de televisión con las que Marvel intentó invadir este medio... sin mucho éxito. La de Spiderman fue la más caótica, con 2 temporadas de duración (1977-1979) y solamente 13 capítulos de una hora que fueron emitidos de manera discontinua. El papel principal lo interpretó Nicholas Hammond, uno de los niños de Sonrisas y Lágrimas, mientras que los secundarios y villanos fueron generalmente creaciones originales para la serie. Únicamente Jonah Jameson y tía May fueron adaptados desde los cómics.

La serie comenzó con un piloto de hora y media de aspecto más bien camp, que a lo largo de la serie evolucionó a un tono más maduro. Las tramas eran más bien policiacas, sin villanos con superpoderes. Comparado con otras adaptaciones de Marvel en estos años, esta serie era de lejos la más fiel, excepto por la ausencia de la muerte de tío Ben. A pesar de las buenas audiencias (mucho mejores que las de The Incredible Hulk) la serie acabó siendo cancelada en 1979. Parece que el motivo era que la cadena, la CBS, estaba preocupada porque no quería dar la imagen de ser la cadena de los superhéroes ya que también emitía The Incredible Hulk, Wonder Woman, Captain America y Doctor Strange. Se intentó recuperar al reparto para un episodio conjunto con Hulk en 1984, con Spiderman vistiendo el traje negro de los cómics de la época, pero el proyecto se vino abajo ya que Lou Ferrigno no se encontraba disponible para interpretar a Hulk.

A nivel internacional la serie fue distribuida en forma de películas. A España llegaron como Spider-Man: el Hombre Araña, Spider-Man 2: el Hombre Araña en Acción (atención a la sonrisa del cartel) y Spider-Man 3: el Desafío del Dragón.





The Incredible Hulk

Ésta fue la primera serie de superhéroes con un tono adulto, más centrado en el drama que en la aventura. El mérito le corresponde a Kenneth Johnson, que después de crear con éxito El Hombre de los Seis Millones de Dólares (un ciborg que puede interpretarse como un superhéroe) y su spin-off, La Mujer Biónica, decidiría encargarse de este personaje ya que era el único superhéroe que le habían propuesto que no llevaba ningún traje de colores. La trama se alejaría de las ingenuas violencia y ciencia ficción de los cómics para imitar el estilo de El Fugitivo con una eterna persecución del periodista Jack McGee al errante David Banner.

Ya desde el nombre del protagonista la serie va por libre. Parece que Kenneth Johnson prefirió llamar al protagonista David en vez de Bruce para evitar la aliteración del nombre y el apellido... y porque Bruce era un nombre muy común en la comunidad gay. El protagonista se transforma no por investigar en una bomba atómica y ser saboteado por los comunistas, sino debido a que investigaba cómo la radiación gamma podría haberle ayudado a tener la fuerza para salvar a su mujer de un accidente de coche. Convertido en Hulk, su enemigo nunca será ejército y en ningún momento articulará una frase, un detalle que ha influenciado al resto de adaptaciones de Hulk hasta la actualidad.

En el reparto se encuentran Bill Bixby como David Banner y Jack Colvin como Jack McGee. Para Hulk se propuso a Richard Kiel (Tiburón en las películas de James Bond) y a Arnold Schwarzenegger, pero finalmente el elegido fue Lou Ferrigno.

Después de dos episodios piloto de dos horas, la cadena da luz verde para una serie que alcanzó la duración de 5 temporadas entre 1977 y 1982. En cada capítulo David Banner llegaba a un pueblo diferente, daba un nombre falso, se involucraba en un problema y después de transformarse una o dos veces en Hulk conseguía resolverlo. La llegada del inquisitivo McGee le obligaba a abandonar el lugar antes de que éste descubriese su secreto. A pesar del éxito de la serie, un nuevo productor de la CBS decidió cancelarla inexplicablemente a mitad de la quinta temporada sólo porque la serie nunca le había gustado. Ya sin Kenneth Johnson (que después de Hulk crearía la serie V), la NBC decidió recuperar en los 80 al personaje en diferentes películas para la televisión en las que se cruzaría con otros superhéroes del Universo Marvel, como Thor (The Incredible Hulk Returns) o Daredevil (The Trial of the Incredible Hulk). La intención era continuar con otros co-protagonizados por Iron Man o Hulka, pero la poca calidad de estos telefilmes no convenció a los espectadores. La vida de esta serie acabaría con The Death of the Incredible Hulk, en la que Hulk moría debido a una caída desde un avión.

Con el éxito de la serie Marvel decidió no perder el tiempo y comenzó una nueva colección de 27 cómics protagonizada por este personaje (The Rampaging Hulk, retitulada después como The Hulk!). Esta vez el formato sería el de magazine (blanco y negro, mayor tamaño) y las aventuras no tendrían relación con la otra colección principal sino que imitarían el estilo de la serie de televisión. La excepción serían los 9 primeros números de la colección, una trama sobre una invasión extraterrestre ambientada en los primeros números del personaje en 1962. Seis años después esta trama fue eliminada de la biografía del personaje.





Doctor Strange

Igual que con Hulk, la cadena decidió que fuese un proyecto personal de una única persona, Philip DeGuere en este caso, que se encargó de producir, escribir y dirigir un capítulo piloto de hora y media en 1978 que no consiguió convencer a la audiencia. Aunque había producido y escrito guiones en muchas series de televisión conocidas (The Twilight Zone, NCIS, JAG...) este telefilme es prácticamente su trabajo más conocido. Para interpretar al protagonista el elegido fue Peter Hooten, uno de los protagonistas de Aquel maldito tren blindado (1978) en la que Tarantino se fijaría para dirigir Malditos Bastardos.

La película narra el origen del Doctor Extraño, un psiquiatra que recibe la visita del Hechicero Supremo (Thomas Lindmer) y su ayudante Wong. Los dos le revelan que es el elegido para ser el siguiente Hechicero Supremo y que deberá luchar contra Morgan le Fay y su ayudante Clea, las cuáles a su vez sirven a un ser que recuerda a Dormammu. Un detalle importante, Morgan le Fay es la primera supervillana que apareció en una serie de televisión de acción real de Marvel. Hubo quejas por parte del público (unos criticaban que ni siquiera el traje era el de los cómics, otros que se hubiese mostrado hechicería y demonios en televisión), pero lo que realmente perjudicó a la continuidad de la serie fueron unos efectos especiales más caros que los de Spiderman o Hulk, necesarios para hacer creíble el contexto mágico del personaje.





Captain America

Si las anteriores adaptaciones podían considerarse demasiado originales, los dos capítulos piloto de dos horas del Capitán América (Captain America y Captain America II: Death Too Soon, 1979) son una completa reinvención del personaje. El ex-marine contemporáneo Steve Rogers se dedicaba a dibujar y a viajar por Estados Unidos en su furgoneta. Después de sufrir un accidente se le administra un suero experimental llamado F.L.A.G. que le da fuerza y agilidad. Con estos nuevos poderes decide fabricarse un traje diseñado por él mismo y adoptar el apodo que su padre, un héroe patriota de la Segunda Guerra Mundial, había recibido: el Capitán América. La segunda parte tiene más interés, ya que enfrenta al superhéroe interpretado por un ex-jugador de fútbol americano contra Christopher Lee en el papel de malvado General Miguel, poseedor de un suero de envejecimiento acelerado con el que planea hacer chantaje a los Estados Unidos.





Spider-Man

Esta adaptación japonesa producida por Toei Company formó parte de un acuerdo entra Marvel y esta empresa, un acuerdo que también incluyó la adaptación animada de La Tumba de Drácula, por ejemplo. Duró 43 capítulos de media hora emitidos entre 1978 y 1979.

El protagonista es Takuya Yamashiro, un joven motorista que consigue sus poderes arácnidos de una transfusión de sangre de un extraterrestre del planeta Spider, junto con un brazalete con el que puede controlar sus poderes, lanzar telarañas y controlar un robot gigante. Disfrazado con el traje de Spider-Man (el único elemento en común con el personaje original), este héroe se dedicará a enfrentarse contra otras amenazas a la Tierra. Curiosamente fue la primera serie de la Toei en tener las típicas escenas de robots y monstruos gigantes luchando entre sí.

Lo que es innegable es que esta serie tenía mejores efectos y especialistas que la versión americana. El villano de la serie, el Professor Monster, recuerda mucho al Doctor Muerte de Marvel. Después de la cancelación, Toei comenzó a producir Battle Fever J, una versión japonesa del Capitán América.





Power Pack

En 1991 Marvel volvió a intentarlo con un nuevo piloto, pero la serie no pasó de ahí y ni siquiera llegó a emitirse. No se hicieron demasiados cambios a la hora de adaptar el cómic, lo más llamativo es la ausencia de disfraces. Posiblemente como serie infantil podría haber tenido éxito.




Generation X

De los superhéroes más conocidos de Marvel se echaba en falta algún intento por llevar a los mutantes a la televisión, hasta que en 1996 se emitió el capítulo piloto de esta serie. En ella, Emma Frost y Banshee son los directores del Instituto de Jóvenes Talentos de Xavier, donde se encuentran Júbilo, Skin, M, Buff y Refrax. Juntos se enfrentan al científico Russel Tresh, un científico que quiere usar cerebros de mutantes para sus experimentos. El episodio simplemente no tuvo éxito.

Aunque se trataba de una adaptación de los cómics de Scott Lobdell y Chris Bachalo, se hicieron cambios en el grupo de personajes. De este modo Júbilo sustituye a la que podría haber sido Dazzler o Boomer ya que era un personaje mucho más conocido entre los fans, mientras que los personajes creados para la serie Buff y Refrax aparecen en el lugar de Husk y Chamber para reducir el gasto en efectos especiales.





Night Man

Este superhéroe fue creado por Steve Englehart (conocido especialmente por su breve etapa escribiendo los cómics de Batman) y Darick Robertson (dibujante de Transmetropolitan y The Boys entre otras) en 1993 para la editorial Malibú, que en 1994 fue absorbida por Marvel. Este saxofonista de San Francisco consiguió sus superpoderes (una ligera telepatía, visión nocturna y la falta de necesidad de sueño) durante un accidente en un tranvía debido a la irradiación de energía de una nave extraterrestre que se encontraba en la Luna.

La adaptación a la televisión fue desarrollada por Glen A. Larson, creador de series como Battlestar Galactica, Magnum y El Coche Fantástico. Duró dos temporadas y 44 capítulos entre 1997 y 1999. El papel protagonista lo interpretaría el especialista en escenas de acción Matt McColm, mientras que Kim Coates interpretaría a su archienemigo billonario Kieran Keyes.





Nick Fury: Agent of S.H.I.E.L.D

Dos nombres muy reconocibles en esta ocasión. Por un lado, David S. Goyer, guionista de las películas de Blade, Batman y El Hombre de Acero. Por el otro, David Hasselhoff, un actor muy conocido por sus papeles en Los Vigilantes de la Playa y El Coche Fantástico. El primero es un fan del mundo de los cómics, mientras que el segundo se dejó la piel para interpretar correctamente al personaje. Sin embargo, la cosa no cuajó y de todo este proyecto sólo nos queda este episodio piloto. La trama presenta a un viejo espía retirado que debe volver a la acción para enfrentarse a HYDRA, una organización terrorista liderada por un antiguo enemigo de Furia, el Barón von Strucker.





Mutant X

Cuando Marvel se dio cuenta del éxito de sus adaptaciones, especialmente el X-Men de Bryan Singer, antes de decidirse a adaptar los personajes que no había licenciado probó a autoplagiarse. Esta serie, creada por Avi Arad, está protagonizada por Mutante X, un grupo de jóvenes que han conseguido superpoderes debido a experimentos genéticos encubiertos realizados por el gobierno. Con estas nuevas habilidades, liderados por el genetista Adam Kane, huyen de la compañía que les diseñó para dedicarse a buscar supermutantes por el mundo y luchar contra el malvado científico inmoral Mason Eckhart. La serie tuvo el suficiente éxito como para mantenerse en pantalla durante tres temporadas y 66 capítulos entre 2001 y 2004. Incluso Marvel editó en 2002 un cómic basado en la serie, Mutant X: Origin.

El problema vino cuando Fox denunció a las productoras de la serie (Marvel, Tribute Entertainment y Fireworks Entertainment) por romper el acuerdo de licencia y por falsa publicidad. Por un lado reclamaba que la serie se parecía demasiado a los X-Men de los cuáles era dueña de los derechos (los personajes vestían de cuero negro y usaban nombres en clave), y por otro lado exigía que no se usase material de sus películas para anunciar la serie como "los sustitutos de los X-Men". En 2003 Marvel y Fox resolvieron sus diferencias en un acuerdo confidencial, pero el juicio contra Tribute y Fireworks continuó. Tribune a su vez denunció a Marvel por fraude y romper el contrato. Entre tanto periplo legal y la pérdida de millones de dólares, con el desmantelamiento de Fireworks la serie fue cancelada abruptamente en 2004.





Blade: The Series

Veo bastantes paralelismos entre Blade y Iron Man. Los dos son personajes de culto en los cómics, con relativo poco éxito, que al ser adaptados al cine con ciertos cambios han conseguido convertirse en éxitos que nadie se esperaba. En el caso de Blade, después de estrenar la risible Blade: Trinity en 2004, Spike TV se planteó continuar las aventuras del personaje en una serie de televisión en 2006. El papel principal caería en las manos del rapero Kirk Jones en sustitución de un Wesley Snipes que se encontraba en juicios con la productora de las películas mientras que David S. Goyer, el guionista de las películas de Blade que reimaginó a este cazavampiros, se encargaría de la producción. Al terminar de emitir la primera temporada de 13 capítulos la cadena decidió cancelar la serie debido a su baja audiencia.





Marvel's Agents of S.H.I.E.L.D.

Comparado con DC/Warner, a Marvel le ha costado históricamente tener éxito en las series de televisión, tanto animadas como de acción real. Tal vez este último intento sea otra excepción como The Incredible Hulk. Las ventajas de esta producción frente a las anteriores es que se ve respaldada por un universo cinematográfico que empezó hace cinco años y se encuentra avalada por Joss Whedon, productor de Buffy, la Cazavampiros y Firefly, además de director Los Vengadores, el gran éxito cinematográfico de Marvel del año pasado.

El capítulo piloto ha sido estrenado en esta semana y, aunque no ha vuelto loca a la mayoría de la audiencia, ha resultado generalmente satisfactorio. Promete ser una serie procedimental de ciencia ficción y fantasía, al estilo de Torchwood o Fringe, aunque ligera, familiar y con mucho humor. En el reparto destaca Clark Gregg como agente Coulson, un personaje creado para la primera película de Iron Man como una simple broma. Este actor dirigió en 2008 la segunda adaptación de una novela de Chuck Palahniuk, Asfixia (El Club de la Lucha sería la primera) y ha participado en películas como (500) Días Juntos o Much Ado About Nothing, también con Joss Whedon como director.

¿Tendrá éxito esta serie? Visto el piloto no creo que tenga ni problemas de censura ni de presupuesto. Aunque no se convierta en el gran éxito de este año no creo que le cueste mantenerse en antena algún tiempo. Incluso si tiene una mínima audiencia puede conseguir animar a Marvel para iniciar el resto de series rumoreadas desde hace tiempo, como Alias, Capa y Puñal, el Castigador, Hulk, etc. Me quedo con dos dudas: ¿llegará a tener tanto éxito como las series basadas en personajes de DC (Smallville, Arrow...)? ¿Llegará a arriesgarse tanto como para convertirse en una serie tan personal y experimental como Buffy?


No hay comentarios: