miércoles, 18 de enero de 2017

Compañeros de aventuras (Donaz)


La recuperación de cómics antiguos es un proceso complicado. Para que ésta tenga mucha visibilidad, tiene que ser una reedición asociada a un suceso noticiable o a una moda del momento. (Son las dos mismas exigencias que se les supone a los cómics actuales, es verdad). Reeditar estas páginas de Donaz de 1934 supone una independencia editorial que me parece interesante.

El título genérico de Compañeros de aventuras da una pista sobre los vaivenes de la trama, porque no se centra en ningún aspecto en concreto. Dos niños, Jorge y Alicia, héroe accidental el primero y dama en apuros la segunda, se ven envueltos en mil aventuras imprevisibles una detrás de la otra, sin una pausa entre medias. Naufragan en una isla habitada por piratas, son rescatados por unos pilotos que encuentran el plano de un tesoro en una esfinge de Egipto y acaban en manos de esclavistas africanos. Un dibujo sencillo para una historia pensada con la única intención de entretener, de arrastrar al lector hacia la siguiente viñeta. Ya no resulta un relato tan apasionante como lo sería en 1934, pero nos da una idea de la sociedad de su época, tanto por el comportamiento de los personajes como por entender qué buscaba la sociedad para entretenerse en los cómics y otros medios.