jueves, 27 de abril de 2017

Aventuras del Doctor Niebla, el Rafael González novelista

El paso de los años va equilibrando la opinión que hay sobre la editorial Bruguera. Si hace unas décadas lo correcto era insistir más en lo negativo que en lo positivo, tengo la sensación de que con el tiempo se está aceptando que si sus revistas vendían bien era porque había motivos. El enfoque literario y artístico de la editorial conectaba con un gran porcentaje de lectores, y gracias a este enfoque un buen número de autores no sólo pudo alimentar a sus familias sino que tuvo la seguridad económica de poder evolucionar y experimentar como artistas dirigiéndose a un público masivo.


Si hubo logros artísticos en la Editorial Bruguera (y yo creo que sí) hay que darle parte de mérito al editor Rafael González. Él fue el que definió en los años 40 el estilo que historietas que se mantendría durante la vida de la editorial: el tipo de personajes que protagonizarían las historietas, la manera de desarrollarlas en viñetas, el lenguaje con el que se expresaban, el tipo de dibujo que debía unificarles…

Antes que editor, Rafael González había empezado su carrera como periodista y escritor. Después de la Guerra Civil, como había sido represaliado por el régimen, tuvo que abandonar el periodismo y buscarse la vida como vendedor de carbón. Al mismo tiempo escribió, bajo pseudónimo, una buena cantidad de novelitas de quiosco no muy conocidas. Dos que se pueden destacar fueron las protagonizadas por el Doctor Niebla, publicadas por la Editorial Bruguera alrededor de 1946, El misterio de las cuatro estaciones y El sueño de Salomón.

Una caricatura de Rafael González dibujada por Escobar,
en la que el editor aparece como un villano en el Pulgarcito nº 14 (1947)


El Doctor Niebla, el superhéroe

Estas dos novelas aparecieron en los números 12 y 16 de la Colección Superhombres. Se trataba de un conjunto de 16 libros protagonizados cada uno por uno de estos cuatro justicieros: Red Colt, el Fantasma, el Espectro y el Doctor Niebla, que de hecho fue el que disfrutó de menos entregas. Se trataba de novelitas breves de pequeño tamaño y unas 128 páginas con algunas ilustraciones. Eran historias de puro pulp: aventura, acción, misterio y amor.

Otra caricatura de Rafael González dibujada por Escobar
en una historieta de Carpanta, en el Pulgarcito número
extraordinario Navidad y Año Nuevo (1947)

Rafael González uso el pseudónimo de Douglas L. Templewood para escribir estas dos novelas. Su héroe sigue el modelo de la Sombra de Walter B. Gibson, un justiciero misterioso que se toma la ley por su mano. El Doctor Niebla (no se explica el por qué se llama a sí mismo «Doctor»), también llamado «el hombre de la bruma», es descrito como un hombre alto y atlético que viste un abrigo oscuro y tiene la cara tapada por un sombrero, una bufanda y unas gafas azules. Como arma utiliza una Burton de 15 balas, que parece ser un tipo de arma inventado para la novela. Vive sus aventuras en el Londres contemporáneo, donde actúa como un Robin Hood local. Roba a los criminales adinerados para repartir el botín entre los pobres, dejando tras de sí como firma un ramito de mimosas. Como vive al margen de la ley, le persiguen por igual los delincuentes y Scotland Yard.


El misterio de las cuatro estaciones

Un detalle muy interesante es que en las dos novelas la verdadera protagonista es un personaje que comparte profesión con Rafael González: Margaret Draw es periodista, como lo sería también el repórter Tribulete que este editor crearía unos años después para que lo dibujase Cifré. En El misterio de las cuatro estaciones, Margaret Draw está acompañada por el fotógrafo Apolonio Bewster, «Apo», un alivio cómico que intenta convencer a Margaret Draw para que se case con él y está enganchado a un potingue medicinal llamado «pócima sulfurosa del Dr. Grass». Juntos se meten por accidente en la búsqueda de las «estaciones» del título, cuatro pequeñas estatuas que guardan dentro de ellas los famosos diamantes Wanthilkroff. Un grupo de peligrosos delincuentes busca también estas figuras, pero Draw y Apo cuentan con la protección del Doctor Niebla.

El primer 'dire' del botones Sacarino era una caricatura
de Rafael González. En el DDT nº 4 (1967) se pudo ver
la caricatura intacta, antes de que éste ordenase modificarla.

La trama, parece que no hace falta decirlo, no pretende ser algo original. Recuerda por ejemplo a Los seis Napoleones (1904), el relato de Sherlock Holmes en el que una escultura también es el escondite de una joya de valor incalculable, o a El halcón maltés (1930), en el que el objeto que persiguen unos delincuentes tiene un pasado que lo vincula con sucesos históricos legendarios. Como un álbum antiguo de Mortadelo, cada capítulo presenta a cada uno de los poseedores de las estatuas en un escenario diferente: un museo grotesco dedicado al mundo del crimen en el que unas esculturas reflejan a famosos criminales londinenses justo en el momento que asesinan a sus víctimas; el sótano de un bar, formado por habitaciones idénticas controladas con mecanismos que pueden cambiarlas de lugar o vaciarlas en las alcantarillas subterráneas de Londres; los subterráneos laberínticos y llenos de trampas de un teatro, y, por último, un castillo en el que se aparecen fantasmas por las noches.


El sueño de Salomón

La segunda novela pierde humor por la ausencia de Apolonio. En esta ocasión, todo empieza con las muertes de los miembros de una expedición que habían escavado una ciudad egipcia enterrada. Al regresar del viaje habían decidido llevarse con ellos el Sello de Salomón (el que debería aparecer en el título de la cubierta en vez de El sueño de Salomón), con lo que se ganaron la enemistad de los zangs, una secta oriental que adora a un cocodrilo azul. Margaret Draw se compromete a custodiar este sello poniendo en peligro su vida.


Como en el anterior libro, el argumento es una chorrada llena de persecuciones, disparos y misterio. En este caso la trama recuerda por ejemplo a Las siete bolas de cristal (1943), pero también a cualquier relato basado en las muertes de los miembros de la expedición de Howard Carter en la tumba de Tutankamón. Si al buscar las estatuas con los diamantes Wanthilkroff el Doctor Niebla se cruzaba con tecnología imposible, aquí tenemos también pasadizos ocultos y una inexplicable base secreta en Londres en la que la secta egipcia guarda un cocodrilo en un foso subterráneo.

Las novelas son, como he dicho, de alrededor de 1946, poco antes de que Rafael González empezase a trabajar como editor de las revistas de historieta de Bruguera y relanzase Pulgarcito. Este personaje dejó de protagonizar novelas, pero fue recuperado en diferentes revistas de esos años en forma de historietas. Los dibujos corrieron a cargo de Francisco Hidalgo, mientras que los guiones empezaron siendo de Rafael González, que después pondría en su lugar a su sobrino Francisco González Ledesma y a un jovencísimo Víctor Mora.

Caricatura de Rafael González dibujada por Raf
en el tomo Mortadelo y Filemón. 25 años de historia (1983).

El Rafael González humorista

El argumento de estos libros no pretende romper esquemas ni están escritos con un estilo sofisticado, sino que buscan rellenar los ratos muertos del lector. Aún así, se le puede sacar algo de provecho: conocer a Rafael González antes de convertirse en editor de Bruguera. Insisto en que la escritura no está cuidada del todo (por ejemplo, me molesta que describa continuamente las pupilas de Margaret Draw de color miel, cuando todas las pupilas son negras), pero Rafael González demuestra que tiene un vocabulario muy amplio, tanto en el registro culto como en el coloquial, el mismo que luego se utilizaría en los primeros años de Pulgarcito. También se ve que tiene una buena cultura vistas las referencias que va haciendo a lo largo de las dos novelas, aunque mezcle las inventadas con las reales.

Sin ninguna duda, lo más destacable es el humor. Aunque sean novelas de misterio, en la primera hay mucho lenguaje «brugueresco» en los diálogos con Apolonio. Por ejemplo, este personaje dice cosas como «¡Es el recolmo! ¡La supercaraba! ¡La infrapanocha!», o «¡Es usted piramidal!». En la segunda novela, aunque Apolonio no vuelve a aparecer, el humor sigue presente. Por ejemplo, hay una escena en la que Margaret Draw despierta de la inconsciencia. Después de preguntar «¿Dónde estoy?» la acotación aclara con retintín «Preguntó, igual que suele hacerse en todas las novelas en casos parecidos». En otro momento, un personaje intenta seducir a Draw con esta comparación: «Sin su presencia, la vida aquí me va a resultar más aburrida que un tratado de filosofía».



Caricaturas de Rafael González dibujadas por Ibáñez
en el álbum de Mortadelo El 35 aniversario (1992).

He ido incluyendo caricaturas de Rafael González a lo largo de este artículo porque pienso que si Francisco Bruguera le eligió como editor de historietas es porque tuvo que ver algo en él. ¿Tal vez sentido del humor? Para aceptar y publicar la caricatura que Escobar hizo de él en las páginas de Carpanta del Pulgarcito nº 14 (como borracho, asesino y polígamo), Rafael González tendría que tener sentido del humor… o ninguna autoridad dentro de la editorial durante esos primeros años. Si se trataba de sentido del humor, viendo lo mal que aceptó las caricaturas de Ibáñez se ve que lo acabaría perdiendo con los años.

miércoles, 26 de abril de 2017

Los cómics de 'The IT Crowd' (parte 2 de 4): de Alan Moore a Ghost in the Shell

Una de las peculiaridades de The IT crowd es que recuperaba un formato que se consideraba muerto por culpa del éxito de series como The office (2001-2003). Parecía que las sitcoms grabadas delante de un público eran cosa del pasado en una época de falsos documentales en televisión. La apuesta del creador de la serie, Graham Linehan, funcionó y le permitió mantener este estilo durante 4 temporadas y un capítulo especial de hora y media. Su modelo a seguir era Seinfeld (1989-1998), tanto en el tipo de personajes (dos hombres, una mujer, y un cuarto personaje secundario alocado con menos presencia), la duración, y la forma de tratar temas controvertidos en televisión. Uno de los elementos fundamentales de esta sitcom, el decorado de tres paredes, sufrió un cambio entre las temporadas uno y dos. Al pasar de rodar en los estudios Teddington a los estudios Pinewood, el diseño del sótano fue modificado.


Graham Linehan es un guionista y director irlandés bastante conocido en Reino Unido, pero no tanto en España. Tal vez su trabajo más conocido por aquí sean los guiones con los que colaboró en Black Books (2000-2004), sobre una librería con un dueño al que no le gusta vender libros. Es razonable que The IT crowd sea la serie con la que más se le asocie: él en solitario escribió y dirigió los guiones de sus 25 capítulos, e incluso interpretó algunos personajes menores cuando era necesario. Es posible que The IT crowd sea lo más parecido a una obra de autor en el mundo de las series de televisión.

La personalidad de Linehan impregna esta serie. En ella ha podido ha podido expresar su interés en los videojuegos, los juegos de mesa, la música indie, los cómics... y su odio a los deportes. Con el personaje de Roy quiso desarrollar un alter ego. De hecho, era el primer personaje que escribía basándose en sí mismo. Al mismo tiempo, en el decorado podía dejar guiños a algunas de sus aficiones, como el grupo de música Guided by Voices. El decorado de la serie es una completa joya, lleno de detalles como un póster del Espagueti Volador, viejos ordenadores, referencias al movimiento del código abierto y a Ubuntu, etcétera. Sin embargo, Linehan ha aclarado que no todo lo que aparece en el decorado son necesariamente cosas por las que sienta interés.


10. Revista Mustard
Desde la imagen promocional de la tercera temporada, la portada del cuarto número de la revista Mustard (el dedicado a Alan Moore) se volvió omnipresente en The IT crowd. Se trataba de una pequeña revista independiente que duró 9 números hasta 2013 y que trataba sobre la comedia británica. Esta portada en concreto es realmente buena porque aparecen casi todos los cómics de Alan Moore reflejados en ella: Watchmen, From hell, La Cosa del Pantano, V de vendetta... En la tercera temporada esta portada empezó a aparecer en las paredes del sótano convertida en póster, donado por el editor de la revista, Alex Musson.

Ese número contenía una extensa entrevista a Alan Moore que podéis leer en inglés aquí. También Graham Linehan fue entrevistado, se puede leer aquí.

Imagen promocional de la segunda temporada

Capítulo 2x02



11. D.R. y Quinch (Alan Moore y Alan Davis)
En la tercera temporada la mesa de Roy aparece bastante vacía en comparación con las dos temporadas anteriores. Así es como destaca una figura de D.R. Dobbs, co-protagonista de la serie de historietas D.R. y Quinch, creada por Alan Moore y Alan Davis en 1983. El concepto en el que se basa esta serie de humor es mostrar a una clásica pareja de adolescentes delincuentes, pero esta vez como extraterrestres con armas nucleares al alcance de la mano. «Uno de los mejores personajes de Alan Moore», en opinión de Graham Linehan.

Capítulo 3x01


Ficha editorial de la edición equivalente en español


12. V de vendetta (Alan Moore y David Lloyd)
Otro personaje británico co-creado por Alan Moore empieza a aparecer en el decorado a partir de la tercera temporada. La máscara del terrorista anarquista V, el protagonista de V de vendetta (1982-1989) es el icono más reconocible de la serie escrita por Alan Moore y dibujada por David Lloyd. En los extras del DVD de la tercera temporada, Graham Linehan comenta que esta máscara se ha utilizado también en manifestaciones contra la cienciología. Añade que comparte esas críticas, algo que es evidente al ver el capítulo 4x03, en el que Douglas Reinholm aparece como fan de la secta de la «espaciología». La máscara también fue utilizada en el último capítulo por un miembro de Anonymous.

Capítulo 3x01

Ficha editorial de la edición equivalente en español


13. Miscelánea superheroica: Los Cuatro Fantásticos, Iron Man, Thor…
En The IT crowd no aparecen muchas referencias a tebeos de superhéreos. La primera de ellas es Moss leyendo un cómic de los Cuatro Fantásticos (que no sé identificar) en el primer capítulo de la segunda temporada, mientras hablan sobre ir a ver ¡Gay! Un musical gay. En la tercera temporada se distingue un pequeño muñeco recortable cabezón de Iron Man en la estantería que hay detrás de Roy, y pegado en una estantería un póster amarillo con una imagen de Superman dibujada por Joe Shuster y el texto «Superheroes against climate change». La referencia más obvia llega al principio del último capítulo de la serie: la nueva novia de Roy, Alice, sabe responder correctamente a preguntas como «¿De quién es el Guantelete del Infinito?» (Thanos), y «¿Nombre del padre de Thor?» (Odín).

Capítulo 2x01


14. El Joker (Bill Finger, Bob Kane y Jerry Robinson)
Conectarse a Friendface es uno de los mayores errores que comete Roy. A través de esta red social vuelve a encontrarse con una antigua novia, Allison, a la que compara con el Joker por la cantidad de maquillaje que usa. El parecido con el villano interpretado por Heath Ledger unos meses en El caballero oscuro antes es más que evidente.

Capítulo 3x05 

Heath Ledger en El caballero oscuro (2008)


15. Juez Dredd (John Wagner y Carlos Ezquerra)
Esta figura junto a la de D.R. y Quinch fueron un regalo de la editorial 2000 AD para esta serie de televisión. En ella aparecen dos personajes de una sociedad distópica en la que el crimen ha llegado a un extremo que los policías cumplen al mismo tiempo el papel de jueces y verdugos. Por un lado está el Juez Dredd, el protagonista de la colección, creado en 1977 por el guionista John Wagner, el dibujante español Carlos Ezquerra y el editor Pat Mills. Se le ve luchando contra el Juez Muerte, un juez de una realidad alternativa que cree que la vida es un crimen en sí mismo. Este icónico villano de Dredd fue creado por el mismo John Wagner y el dibujante Brian Bolland en 1980.


Capítulo 4x01


Ficha editorial del primer tomo de la colección en español


16. Ghost in the shell (Masamune Shirow)
Tras la fiesta de celebración del Proyecto Icarus, vemos a cada personaje de vuelta en su casa. En la de Roy, un juguete basado en Ghost in the shell destaca en su pared. Seguramente esté basado en alguna de las adaptaciones animadas del manga original de Masamune Shirow, producido entre 1989 y 1991. Su argumento se ambienta en un futuro ciberpunk en el que toda la sociedad está conectada a la red. La Sección 9, formada por ciborgs, se encarga de luchar contra los crímenes en este entorno digital.

Capítulo 1x06


Ficha editorial de la edición en español

lunes, 24 de abril de 2017

Militares y paisanas (Donaz y otros)


En este blog me centro en cómics, pero hay motivos para hablar de Militares y paisanas. Este libro recopila tres folletines de mediados de los años 20 publicados por la editorial El Gato Negro, la que se cambiaría el nombre a Editorial Bruguera tras la Guerra Civil. Por otro lado, los textos son de autoría desconocida, pero las ilustraciones (una portada y una ilustración interior de cada folletín) pertenecen al dibujante Donaz, del que ya he reseñado dos cómics (Compañeros de aventuras y El misterio del castillo).

El grueso de este tomo está formado por tres relatos de humor sobre los problemas de amores y faldas en los que se meten varios militares seductores. Posiblemente la principal virtud de este tipo de reediciones es que nos permiten entrar en la cabeza del lector popular de aquellos años, ver qué buscaba para relajarse de los problemas diarios, en contraste con otros libros de la época que estaban dirigidos a un público más intelectual, y por tanto más reducido. Además, este libro contiene también dos prólogos muy interesantes que explican la historia de la editorial El Gato Negro y la biografía de Donaz.

jueves, 20 de abril de 2017

Vida, dimes y diretes del Mago de los Penetes (Huertas Ventosa y Jaime Tomàs García)


Cuando el País de los Troleros es atacado por el País de los Embustes, el Mago de los Penetes dará un paso al frente para defenderlo ayudado por su madre (la bruja Toribia) y el mago Damekachetes. Juntos se enfrentarán con dragones, al mago traidor Muchapupa y a todo un ejército enemigo, sólo con la ayuda de unos pocos pelos con poderes mágicos. La aventura está repleta de peligros, sorpresas, amor y sobre todo mucho humor. Este humor se basa principalmente en dos recursos, una narración en tercetos rimados y un continuo uso de los anacronismos.

Vida, dimes y diretes del Mago de los Penetes es un ejemplo de la calidad que llegaron a alcanzar los mejores cómics que se publicaron en España antes de la Guerra Civil. Apareció serializado en la revista Pocholo entre aproximadamente 1933 y 1934, y después fue recopilado en una revista que ha servido de punto de partida de esta edición. El tomo incluye las 22 páginas originales cuidadosamente restauradas (con un esmero y detalle que recuerda a otras reediciones como Don Talarico o Los cuentos de Din Don), prologadas con un magnífico texto de Javier Alcázar que pone en contexto el trabajo del dibujante Jaime Tomàs.

miércoles, 19 de abril de 2017

Los cómics de 'The IT Crowd' (parte 1 de 4): de Jim Woodring a Daniel Clowes

Creo que empecé a ver Los informáticos (2006-2013) cuando sólo se habían emitido dos temporadas en Canal Plus. Me volvió loco. Sus protagonistas, Roy y Moss, son dos informáticos de una gran empresa de Londres que trabajan a las órdenes de Jen, que no sabe absolutamente nada de informática. Dejando a un lado que sus guiones están medidos al milímetro y llevan las situaciones hasta un punto surrealista maravilloso, me encantó el ambiente en el que se movían los personajes. No conocía Spaced (1999-2001), así que pensé que era la primera serie de televisión en la que aparecía tan bien reflejado el mundillo friki. Por supuesto, también fui de aquellos que pensó en su momento que The IT crowd era más friki y divertida que The Big Bang Theory (2007-). Como poco, resulta más creíble. Los personajes de The IT crowd también tienen dificultades para relacionarse con los demás, pero no son trabajadores con una carrera laboral exitosa, sino que son, como cualquier otra persona, vagos y unos fracasados.

Recuerdo que cuando vi la serie en su momento me llamaron la atención algunas referencias a personajes de cómics que aparecían de fondo. Me di cuenta fácilmente del muñeco basado en Buddy Bradley que había encima de una mesa, e identifiqué en los pósters a Frank, aunque nunca había leído nada suyo. Incluso los personajes de la serie estaban leyendo cómics todo el tiempo, cómics de los que no había oído hablar en la vida. Me acordé de todo esto cuando decidí volver a ver la serie hace unas semanas, así que me propuse hacer una lista con el mayor número de referencias a cómics que fuese capaz de identificar. No es una recopilación completa, pero por lo que he buscado en internet al menos es la primera que existe.



1. Odio (Peter Bagge)
En el primer capítulo, cuando Roy se toma su tiempo para desayunar mientras suena el teléfono, se puede ver sobre su mesa un puñado de juguetes basados en varios personajes de tebeos. El que llama más la atención es uno de Buddy Bradley, el protagonista de la colección Odio (1990-1998), creado por el dibujante Peter Bagge. El personaje comenzó siendo un tirado, un adolescente sin motivaciones, desagradable y cínico, pero, a medida que la colección iba avanzando, Buddy crecía y su personalidad iba madurando.

Capítulo 1x01




2. Submundo (Kaz)
Al lado del muñeco de Buddy Bradley se ve otro de los que aparecerá de forma recurrente en la serie, el gato fumador de Submundo (1992-), del dibujante de ascendencia lituana Kaz Prapuolenis. En la segunda temporada incluso se puede ver el tercer ejemplar de los recopilatorios, Ink Punk: Underworld Three (1998), en la estantería que hay detrás de Roy. Los cómics de Kaz son historietas de una página en las que se mezcla lo sórdido con lo naif, en las que se juega con los límites del humor tanto como se utiliza un humor completamente blanco. Gracias a estas tiras, el dibujante ha acabado convertido en guionista de series de televisión como Bob Esponja y Phineas y Ferb.





3. Jimmy Corrigan, el chico más listo del mundo (Chris Ware)
Durante esa primera escena se distingue otro juguete cabezón más que también permanecerá en la serie durante bastante tiempo. Se trata de Jimmy Corrigan, un personaje creado por Chris Ware que fue apareciendo en la revista Acme Novelty Library entre 1995 y 2000. A grandes rasgos, su historia trata sobre cómo un introvertido Jimmy Corrigan de mediana edad conoce por primera vez a su padre. A este relato principal se le unen algunos recuerdos de su infancia y flashbacks de su abuelo cuando era niño durante la Exposición Universal de Chicago.

En un primer momento en los capítulos sólo se distingue este juguete, pero poco después se puede ver también la portada del tomo recopilatorio y algunas páginas interiores distribuidas por el decorado.


Capítulo 1x03

Ficha editorial de la edición en español


4. Frank (Jim Woodring)
«Es uno de mis dibujantes de cómics favorito». Aparte de esta frase, se nota que el creador de la serie, Graham Linehan, siente pasión por el trabajo de Jim Woodring, porque a lo largo de toda la serie su presencia es continua en forma de pósters, juguetes, cómics... El personaje más conocido de este autor es Frank, que suele ser el protagonista de sus cómics, caracterizados por ser mudos y oníricos, llenos de simbolismo. En palabras de Linehan: «Deberíais comprar todos los cómics de Frank, es muy muy bueno».

Capítulo 1x02




Ficha editorial de la edición en español


5. Eightball (Daniel Clowes)
Otro autor por el que Linehan parece sentir absoluta devoción es Daniel Clowes. En el primer capítulo vemos a Roy leyendo el recopilatorio de Eightball antes de recibir una paliza, y también un muñeco cabezón de Pogeybait sobre su mesa. La presencia de Pogeybait en la serie es continua, casi diría que para la serie llegaron a comprar uno o dos muñecos más. Eightball fue una revista formada por 23 números publicados entre 1989 y 2004 en la que Clowes fue desarrollando sus series más famosas: Ghost world, Pussey!, David Boring...

Capítulo 1x01

Ficha editorial de la edición en español

Capítulo 1x01



6. El rayo mortal (Daniel Clowes)
Otro de los cómics más conocidos de Daniel Clowes, El rayo mortal, aparece también de fondo en los primeros capítulos. Fue publicado en el último número de la colección Eightball en el año 2004. En la serie se distingue el póster con la imagen de este superhéroe, Andy, un adolescente huérfano que descubre que tiene superpoderes cuando fuma. La historia recoge todos los clichés de la clásica historia de superhéroes (origen, poderes, ayudante, peleas...) desde un punto de vista alternativo.

Capítulo 1x01

Ficha editorial de la edición en español


7. Ghost world (Daniel Clowes)
Otro nuevo muñeco (y caja) es el de Enid con su máscara de bondage, una de las protagonistas de Ghost world (1993-1997). Se ve de fondo bastantes veces, pero cuando interactúa más con los personajes es cuando Moss, después de golpearse con una puerta (y casi tirar abajo la pared del decorado) juega con ella y con la maqueta de un avión. Este cómic de Clowes cuenta la adolescencia de dos jóvenes adolescentes cínicas y criticonas, Enid y Rebecca.

Capítulo 3x01


Capítulo 3x03


Ficha editorial de la edición en español


8. Pussey! (Daniel Clowes)
Como Ghost world, Pussey! (1989-1994) es otra de las series que Dan Clowes iba desarrollando en su revista Eightball. Su protagonista, Dan Pussey, es un inadaptado que quiere dibujar cómics y que acaba manipulado por el malvado editor Doc Infinity. Jen lo está leyendo en el último capítulo de la serie, poco antes de deducir que la novia de Roy le considera un autista.

Capítulo 5x01

Ficha editorial de la edición en español


9. Ice Haven (Daniel Clowes)
Se nota que en el último capítulo de la serie renovaron la estantería de cómics detrás de Roy, aunque es difícil distinguir cuáles son todos. En el lomo naranja de uno sí es fácil leer un título: Ice Haven (2001). En este cómic, Clowes describe las relaciones entre diferentes personajes del pequeño pueblo del título.

Capítulo 5x01

Ficha editorial de la edición en español