martes, 13 de septiembre de 2016

La mujer rebelde. La historia de Margaret Sanger (Peter Bagge)


Margaret Sanger a lo largo de su vida luchó por una causa: la libertad en el control de la natalidad (es decir, la legalidad del aborto y los anticonceptivos). Tenemos tan asumida esta libertad que no somos conscientes del cambio que significó para la sociedad ni tampoco de las dificultades que supuso llegar a donde estamos: persecuciones, cárcel, denuncias... Esta lucha fue transversal, el cómic nos demuestra que fue independiente de los colores políticos (socialismo, anarquismo, cristianismo, etc.) de quienes la defendían. Es decir, sin contradecir ni manipular la vida o las ideas de Sanger, Bagge ha dado forma a un cómic que no sólo es interesantísimo, sino que es un alegato a favor de la desobediencia.

Comparada con muchos escritores, pintores o científicos, Sanger es una completa desconocida. Lo quiero destacar porque la decisión de contar su vida honra a Peter Bagge. Al contrario que en otros cómics biográficos, ponerla a ella en la portada no es un truco facilón para atraer lectores. Bagge no busca un bestseller, sino dar a conocer la lucha de esta activista por la libertad sexual.

Los aciertos de este cómic precisamente se deben a la admiración sincera que el autor siente por Sanger, por sus principios éticos y el valor para resistir a los ataques que recibía. Aunque su dibujo es muy caracterísico, Bagge hace todo lo posible por ser invisible, por ofrecer la visión más completa e imparcial de la vida de Sanger. El cómic es básicamente información. Incluso por las notas al final del tomo se podría decir que tiene miedo de que este cómic cree malentendidos o caiga en inexactitudes.