martes, 5 de enero de 2016

Popeye, tomo 2 (Bobby London)


En este tomo se recopilan los dos últimos años y medio de Bobboy London a cargo de las tiras de prensa de Popeye. En sus manos esta marca registrada se convirtió, aunque sorprenda, en un vehículo que el autor usó para abrirse al público y expresar sus inquietudes personales y opiniones políticas.

Su etapa estuvo marcada por una interesante mezcla de respeto e insolencia. El respeto se lo debía a su adorado E. C. Segar, el creador de este marino tuerto. Bobby London modernizó al personaje y lo volvió trascendente para su época, lo convirtió en un reflejo de la sociedad de esos años, sin perder en ningún momento de vista los orígenes del personaje ni subvertir las normas internas de la serie. Su insolencia era con sus superiores y encargados del marketing, que le pedían que domesticase al personaje y lo volviese inofensivo y "moderno". Querían que convirtiese al personaje en el error que aparecía en la serie de dibujos de esos años, Popeye e hijo: felizmente casado con Olivia y con un hijo precioso, Popeye había dejado de fumar y vestía camisas hawaianas junto a una gorra de beisbol. Para disfrute del lector, Bobby London trasladó con mucha ironía estos enfrentamientos a las tiras de prensa, hasta que finalmente traspasó los límites de la paciencia de sus superiores. Bobby London fue despedido sin que sus últimas tiras dibujadas apareciesen impresas en ningún periódico. Este tomo muestra, por primera vez en todos estos años, las tiras que King Features Syndicate censuró.