miércoles, 13 de enero de 2016

Asterios Polyp (David Mazzucchelli)


David Mazzucchelli es un autor clave en la historia del cómic gracias a sus trabajos con Frank Miller, (Daredevil: Born Again y Batman: Año Uno) y su adaptación al cómic de Ciudad de Cristal, de Paul Auster. Asterios Polyp tal vez no vaya a ser recordada como igual o superior a esos tres, pero no es tampoco un cómic menor. Asterios es un arquitecto de renombre que pierde su casa por culpa de un rayo el día en el que cumple 50 años. Desde ese momento intenta comenzar una nueva vida como mecánico al mismo tiempo que, intercalado, podemos ver cómo mantuvo unos años antes una relación con Hana, una escultora con talento. Él, orgulloso y pedante. Ella, tímida e insegura.

Con estos elementos se podría decir que Mazzucchelli desbarra y salta de tema en tema, de opinión en opinión, intentando articularlo todo principalmente a través de referencias a la mitología griega (el mito de Orfeo y La odisea) y la dualidad, la definición de dos estados totalmente opuestos de una misma realidad. El guión no es lo mejor de este cómic: es demasiado elevado en muchos momentos y en otros se preocupa por pequeños sucesos que no tienen importancia en el gran esquema de este cómic. Donde en ningún momento parece fallar es en su dibujo, trabajado hasta el último detalle. La rotulación de los bocadillos está personalizada para cada personaje, los diseños de cada personaje cambian hasta en el trazo o el uso del color, las onomatopeyas pueden ser tridimensionales, los diseños de página, esquemas y diagramas de flujo, el tipo de dibujo cambia para expresar sentimientos... Esta obsesión por lo formal tiene su mejor momento en el capítulo formado por imágenes aisladas que recogen momentos íntimos de la relación de pareja entre Asterios Polyp y Hana. Este cómic merece una lectura al menos por ese capítulo.