miércoles, 24 de junio de 2015

Gladiator frente a Superman

En Gladiator, el Primer Superhombre, el protagonista Hugo Danner describe a su padre los poderes con las siguientes frases:

     —Puedo saltar tan alto como una casa. Correr más rápido que una locomotora. Consigo arrancar grandes árboles y apartarlos.

Es una lista de habilidades que recuerda a las viñetas 4, 5 y 6 del primer cómic de Superman de 1938:



Unas páginas antes, al principio del libro, el padre de Hugo Danner discute con otro científico las posibilidades de otorgar una fuerza extraordinaria a una persona utilizando estas comparaciones:

     —Piensa en los insectos... las hormigas. Con una fuerza de cien veces su propio peso. Una hormiga puede cargar con una araña grande... hasta una hormiga es tejido y fibra, como un hombre. Si a un hombre se le pudiera proporcionar los mismos músculos... podría cargar su propia casa.
     —¡Ja, ja! Eso es bueno. Tal vez podría hacerlo, Abednego.
     —Quizá, quizá.
     —Y harías un transportista de pianos espléndido.
     —¡Pianos! ¡Bah! Piensa en los saltamontes. Forja un hombre tan fuerte como un saltamontes...y podrá saltar encima de una iglesia.

Estas comparaciones coinciden con las que luego Siegel y Shuster usaron a continuación de las viñetas anteriores:



Hacia la mitad del libro, Hugo Danner se alista para luchar en la Primera Guerra Mundial, igual que Superman también se alistaba en el Action Comics #2. Con lo aprendido en el frente, Hugo Danner se vuelve un pacifista que lucha por salvar a inocentes de la silla eléctrica y lograr el desarme de EEUU. En el siguiente diálogo, Danner amenaza al diputado Melcher, a sueldo del ejército y las empresas de armamento, para que abandone el Congreso:

     —He venido aquí, Melcher —empezó— para hablar sobre su implicación en las conferencias sobre armamento. Sucede que discrepo con usted y su propaganda. Sucede que tengo un método para reforzar mi opinión. El desarme es un gran objetivo para el mundo, e implantar esa idea es el primer paso hacia objetivos aún más grande. Conozco las verdades relativas de lo que dice sobre los peligros que amenazan a Estados Unidos y lo que recibe por exponerlo. ¿Estoy siendo claro?
     Melcher había enrojecido. Asintió.
     —Del todo.
     —No tengo más que agregar. Fuera de la ciudad.

En los dos primeros números de Action Comics, la motivación de Superman es la misma. Consigue el perdón para un hombre injustamente acusado de asesinato, convence mediante la fuerza a un fabricante de armamento para que abandone el negocio, y a los dos comandantes de los bandos de guerra para que entren en razón y alcancen la paz.