miércoles, 5 de octubre de 2011

Expocómic 2011 calienta motores.

Nota de Prensa.

Madrid, 5 de octubre de 2011.

El Palacio de Cristal de la Casa de Campo de Madrid se prepara de nuevo para recibir un auténtico aluvión de incondicionales del noveno arte. Y es que los próximos 1, 2, 3 y 4 de diciembre tendrá lugar el XIV Salón Internacional del Tebeo de Madrid – Expocómic 2011, una edición que llega a la capital con energías renovadas gracias al aumento de público constante durante los últimos años, una afluencia que ha convertido el evento en cita imprescindible para los amantes de la viñeta de todo el país. En esta ocasión el cartel corre a cargo de Émile Bravo, que por supuesto acudirá al Salón para deleite de los asistentes; para ilustrar esta nueva fiesta del cómic, el autor se ha mantenido fiel a la línea defendida tradicionalmente por la AEAC que integra al popular oso pardo que simboliza la ciudad, agitando el no menos característico madroño para desgracia de los personajes que reposan en sus ramas.

Émile Bravo (París, 1964). Francés de nacimiento pero español de adopción –su padre es catalán y su madre valenciana–, su despertar profesional de cara al gran público llega a principios de los noventa, cuando entra a formar parte del estudio Atelier Nawark, donde compartirá espacio con Joann Sfar, Lewis Trondheim o Christophe Blain. Junto a ellos y otros ilustres como Frédéric Boilet o Marjane Satrapi funda posteriormente Atelier des Vosgues, el otro gran colectivo que impulsaría el nacimiento del movimiento Nouvelle Bande Dessinée. Su obra, aunque enfocada a un público mayoritariamente infantil, goza de un gran prestigio entre la audiencia adulta, como demuestra el éxito de “Aleksis Strogonov”, “Los defectos del futuro” o “Mi mamá está en América y ha conocido a Buffalo Bill”. Además, recientemente Bravo ha redefinido la leyenda de Spirou y Fantasio, a cuyos orígenes ha pretendido dar respuesta en “Diario de un ingenuo”.