lunes, 28 de febrero de 2011

Cuatro de Jason


¿Por qué haces esto?
Un mes después, Alex todavía está deprimido porque su novia le ha dejado. Ella decía que se aburría con él, por lo que empezará a preguntarse cuántas anécdotas interesantes o emocionantes podría contar en una velada, ya que ellas determinan lo interesante que ha sido tu vida. Como si lo hubiese pedido, pronto se verá envuelto por accidente en una compleja trama criminal, como si fuese Cary Grant en Con la muerte en los talones. Perseguido por asesinos a sueldo y por la policía, Alex intentará resolver el crimen por el que se le busca cueste lo que cueste.


No me dejes nunca
Imaginemos que Ernest Hemingway, Ezra Pound, Scott Fitzgerald y James Joyce no hubiesen sido nunca escritores, sino dibujantes de tebeos que convivieron durante los años 20 en el barrio latino de París. Juntos intentan superar sus problemas económicos, artísticos y sexuales... hasta que Hemingway sugiere que la única forma de conseguir el dinero que necesitan es robar un banco. Ahí empieza una trama trepidante que recoge sus influencias de Atraco Perfecto (Kubrick) y posiblemente también del cine de Tarantino.


Yo maté a Adolf Hitler
¿Cómo sería el mundo si la profesión de asesino a sueldo estuviese igual de reconocida que la de detective privado? El protagonista, uno de estos asesinos a sueldo, recibe el trabajo que necesita justo cuando las dudas morales le reconcomen, un encargo con el que es imposible dudar sobre lo correcto de su profesión: un científico con una máquina del tiempo le contrata para que mate al mismísimo Adolf Hitler. Lo que no espera es que la relación con su novia se hará más difícil todavía por culpa de esta última misión.


El último mosquetero
Athos, uno de los cuatro mosqueteros de la novela de Alejandro Dumas, continúa viviendo inmortal en el París actual. Despreciado, olvidado, sin amigos, pasa sus días borracho en cualquier banco de la calle. Sin embargo, será él precisamente quien consiga repeler la invasión marciana de unos extaterrestres que parecen salidos de las tiras de Flash Gordon. En Marte, Athos conocerá a la hija rebelde del emperador, a los indígenas de la Luna, y se reencontrará con un viejo enemigo...